JP Morgan le facilitó la vida al nuevo ministro de Finanzas

ECONOMÍA 06/01/2017
Ocho horas después de la decisión del flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, de eliminar el plazo mínimo de permanencia de capitales en el país, JP Morgan le dio una gran noticia a Caputo

Ocho horas después de la decisión del flamante ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, de eliminar el plazo mínimo de permanencia de capitales en el país, JP Morgan le dio una gran noticia al también flamante ministro de Finanzas, Luis Caputo: su trabajo será algo más fácil este año. La incorporación de tres bonos argentinos al índice GBI-EM de JP Morgan promete bajar los costos de endeudamiento en pesos de la Argentina, aunque el costo probablemente sea el de una profundización del atraso cambiario por el que se quejan industriales y economías regionales.

A partir del 28 de febrero –"muy probablemente", según JP Morgan– tres títulos argentinos en pesos pasarán a representar el 1,16% del GBI-EM Global Diversified, el 3,34% del GBI-EM Global (Narrow) Diversified y del 0,78% del GBI-EM Broad Diversified, los tres índices hermanos que componen el GBI-EM. Sólo el primero de ellos es seguido por fondos pasivos que manejan u$s 185.500 millones en todo el mundo. Como los fondos pasivos están obligados a replicar los índices a los que siguen, deberán invertir el 1,16% de su cartera en los tres bonos incluidos, esto es unos u$s 2100 millones en demanda para esos papeles argentinos nominados en pesos. Entre los tres índices, calculaban ayer operadores, los movimientos de los fondos pasivos podrían rondar los u$s 4000 millones.

Esto es una suba garantizada para el precio de esos bonos en pesos y, por arrastre, de toda la curva de bonos en pesos. Suba de precio que se traduce en una baja de tasa, porque el avance en el valor implica una caída en el rendimiento.
Caputo ya anunció que la primera salida al mercado sería este mismo mes. Trascendió que sería por u$s 5000 millones y que serían bonos globales a tasa fija. Esta incorporación a un índice de bonos en monedas locales vuelve tentador salir con una emisión en pesos. Todas decisiones que deberá tomar el funcionario cuando vuelva de sus vacaciones.

La eliminación de los 120 días mínimos de permanencia para las inversiones tiene otras consecuencias. Una es volver menos relevante al contado con liquidación, que en buena parte seguía vivo para evitar esa norma, y aumentar el volumen en el mercado único y libre de cambios.

La otra, como ya se vio el año pasado, es el impacto negativo del ingreso de divisas: la tendencia a mantener demasiado calmo al dólar y, por lo tanto, a encarecer a los bienes y servicios de la Argentina.

Fuente: Cronista

Te puede interesar