Productores argentinos de yerba ‘celebran’ tregua en la guerra de Siria

ECONOMÍA 02/01/2017 Por
Siria es el destino del 65% de las exportaciones de yerba mate argentina, y la tregua que se declaró genera ansiedad en el sector. La fascinación de los sirios por el mate
YERBATEROS-4dhh9v10eoi0-3ep502p9p9mg-3d4foq0r7md0

La recuperación de Alepo por parte del gobierno sirio ya consuela a los exportadores argentinos de yerba mate, que con la intensificación de la guerra vieron caer en los primeros nueve meses del año un 31% las ventas al exterior -comparado con el mismo período de 2015-.

Siria es el destino del 65% de las exportaciones de yerba mate argentina (economía regional de Misiones y Corrientes), y la tregua que se declaró genera ansiedad en el sector, que señala la competencia de Brasil como el otro responsable de su crisis en 2016.

Héctor Biale, director titular por el sector de Cooperativistas ante el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) afirmó que "esperamos que una vez que se normalice la situación allá puedan volver a crecer las exportaciones, hay una expectativa importante". Y matizó: "La expansión de refugiados sirios por el mundo nos permite entrar a otros mercados, puede llegar a beneficiarnos".

Enfocado en Brasil más que en Siria, Roberto Montechiesi, representante de la Cámara de Molineros de Yerba Mate de la Zona Productora, aseguró que "nos complica, sobre todo, la producción brasileña, que se abarata porque allá los subsidian y acá nos cobran impuestos. La actividad está perdiendo competitividad y mercados y encima en Misiones, a diferencia de Corrientes, nos gravan Ingresos Brutos".

Montechiesi, quien también es ingeniero agrónomo y periodista, contó que la tonelada de yerba brasileña (que se produce en las provincias sureñas de Río Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná y Mato Grosso do Sul) cuesta alrededor de u$s 2000, mientras que la producida localmente tiene un precio cercano a los u$s 3000.

Además, indicó que el INYM prepara campañas de marketing para "potenciar el consumo en provincias que no consumen tanto, como Mendoza y Catamarca".

Para Biale, la performance en el mercado local fue la contracara. En un año con caída general del consumo, se vendió un 2% más a nivel interno, pero esperaba un mayor crecimiento. Y aunque no cree que la competencia brasileña sea el principal mal de estos días, el cooperativista, en línea con Montechiesi, señaló que el objetivo para 2017 será exportar a los países limítrofes, mercados donde se hace sentir la presencia de Brasil, que produce, entre otras, la conocida yerba Canarias, muy popular en Uruguay.

La fascinación por el mate

El doctor Ahmad Ali comenzó a beber mate en su ciudad natal en Siria, Aleppo, cuando tenía 10 años y desde entonces nunca lo ha dejado.

"Para nosotros el mate tiene un componente social importante. Siempre cuando recibimos a un amigo cercano le ofrecemos mate. Pero si recibes a alguien que no es cercano y no hay intención de pasar mucho tiempo con ellos se le ofrece café. Con la familia y amigos, en cambio, nos podemos quedar bebiendo mate por varias horas", le cuenta a BBC Mundo este sirio radicado en Londres, quien cada vez que viaja a Siria se trae más de siete paquetes de yerba mate en su equipaje.

La introducción del mate en Siria se habría iniciado con la gran inmigración de ese país hacia Argentina que se registró entre los años 1850 y 1860, según relata el gerente de la Cámara de Comercio Argentino Árabe, Pablo Fodaro.

"Estos inmigrantes se arraigaron en todo el territorio y con los años se acostumbraron a tomar mate. Cuando muchos de ellos regresaron a sus tierras, llevaron consigo esta costumbre. Compartieron la infusión con sus parientes y amigos y, con el paso del tiempo, los sirios se convirtieron en consumidores habituales de mate", agrega Fodaro.

Mayor importador 

Tan común es el mate para los sirios, que hoy son el primer país de destino de la yerba argentina. Siria fue el mayor importador en valor y volumen, con 71.2% y 67% respectivamente, del total exportado por Argentina en 2009.

Otros mercados relevantes para la exportación de mate argentino son Chile, Estados Unidos, España, Brasil y Uruguay, aunque todos en menor proporción, agrega un informe publicado por el Ministerio de Agricultura de Argentina.

"Ciertamente Siria se mantiene como el mercado destino más relevante de la yerba mate argentina", dijo a BBC Mundo la ingeniera Patricia Parra, autora del informe.

El estudio de mayo de 2009 afirma además que las importaciones de yerba mate de Siria provienen actualmente en su totalidad desde Argentina.

Para los sirios el mate está tan arraigado en su cultura que algunos incluso piensan que es una costumbre propia de Medio Oriente. Así relata la estudiante Sanaa Bishani, proveniente de Tartous, la ciudad donde más mate se bebe.

Al-Swaida, cerca de Damasco, y Al-kalamoon son otras dos ciudades conocidas por el mate.

"Tomar mate se ha vuelto tan normal que sentimos que es nuestro. Lo bebemos en pequeños vasos de vidrio, tradicionales para el té, y con la bombilla. Cada uno tiene su propio vaso. Para mí es algo diario, una rutina. Bebo mate cuando estudio, con mi familia nos sentamos a tomar mate después de las siete, con mis amigos. En Siria nos juntamos a tomar mate", expresa esta siria de 25 años.

Incluso en la playa venden mate al mismo tiempo que venden jugos o helados, agrega.

Barato

A Sanaa el mate incluso le ha traído algunos problemas.

"Generalmente cuando vuelvo (a Londres) de Siria traigo conmigo unos 25 paquetes de mate. Una vez en el aeropuerto de Heathrow abrieron mi maleta y se encontraron con 50 paquetes, porque además llevaba mate para mi familia y amigos. Ante la sorpresa del oficial de inmigración tuve que explicar todo lo que sabía del mate argentino", cuenta Bishani.

El doctor Ali indica que en Siria el mate es barato y se encuentra en todas las tiendas. "Siempre donde hay té y café, también se vende mate", afirma.

Cada paquete de 250 gramos tiene un valor entre 25 y 30 libras sirias, un precio inferior a US$1.

Tanto Sanaa como Ahmed esperan ir algún día a Argentina y tomar mate allá. Mientras tanto, dice Sanaa con su mate en la mano, toda Siria habla de la visita del presidente a ese país.

Tal vez la presidenta Cristina Fernández debería considerar que la mejor forma de agasajar a su par sirio es invitándolo a tomar mate. Eso sí, cada uno en su propio mate… al estilo sirio.

Con información de Cronista y BBC

Te puede interesar