VIOLENCIA EN LA FAMILIA

Cuando el niño es victima y testigo

Con frecuencia se hace mención de los efectos psicológicos a los que se ven expuestas las víctimas directas de violencia intrafamiliar, especialmente las más vulnerables, sin embargo poco se habla acerca de las consecuencias que trae para un niño el ser espectador de un evento de este tipo y en este sentido se comprende que el niño es una víctima indirecta de las dinámicas de violencia intrafamiliar. Víctimas directas e indirectas (testigo) cuentan con características personales y contextuales que les permiten afrontar la situación y continuar con el curso normal de su vida (efecto primario), dichas características son los mecanismos de defensa que tienen como efecto secundario mantener la perpetuación del ciclo de la violencia en la familia.

Las interacciones familiares están influenciadas por factores sociales, culturales, emocionales, comportamentales y de la organización familiar que han favorecido el mantenimiento del fenómeno de la violencia como protagonista, especialmente en las creencias acerca de algunas características dadas culturalmente al rol que debe ser asumido por cada uno de los miembros de la familia: Hombre (dominante), Mujeres y niños (sumiso); y por la normalización y justificación de la violencia al interior de la familia como forma de solución de problemas.

Expresiones de poder o dominio hacia cualquier miembro de la familia, por lo general se manifiestan con el maltrato físico, sexual o psicológico, mediante fuertes golpes, patadas, castigos excesivos, abuso sexual, gritos, expresiones que comunican menosprecio, exposición a conflictos graves, de igual forma la falta de atención, aceptación y cuidado hacen parte del repertorio de actos de violencia intrafamiliar teniendo efectos en el desarrollo emocional y social de los niños.

Esas manifestaciones de violencia por lo general son percibidas como una amenaza para la vida, se presentan por largos períodos de tiempo, tienen una alta frecuencia e intensidad en el ambiente familiar y constituyen escenas en las que el niño reacciona con altos niveles de miedo e indefensión; una vez tienen lugar estos eventos se producen cambios psicológicos facilitando la emergencia del trauma infantil.

En principio, los niños son víctimas frente a los actos violentos. Se consideran como víctimas directas en el caso en que ellos han sido receptores directos de dichos actos; o víctimas indirectas (testigos) cuando los han presenciado entre sus padres u otros miembros de la familia. Ambos tipos de víctima pueden desarrollar traumas.

El trauma infantil de tipo psicológico relacionado con la exposición crónica a eventos estresantes conduce a una serie de cambios que influyen en el funcionamiento y desarrollo psicológico, y se constituyen como mecanismos de defensa cuya función es proteger la integridad física y mental del niño. Éstas se manifiestan en las siguientes áreas:

a) Emocional: puede presentar dificultades en el control de expresiones de agresión hacia otros y hacia sí mismo. Dificultades al entender y comprender emociones. Facilita el desarrollo de sentimientos de indefensión, impotencia, miedo de que ocurra de nuevo la experiencia traumática y sienten frustración porque ellos tienden a considerar que los cambios con respecto a su vida son poco probables, debido a lo cual pueden mostrarse como retraídos.

b) Social: Es probable que haya dificultad para comunicarse y establecer vínculos más estrechos, expresando miedo y desconfianza y de esta forma evitar reexperimentar algún sentimiento asociado al evento violento.

c) Cognitivo: Las dificultades en la atención y concentración pueden obstruir el desarrollo del potencial en el desempeño de actividades escolares; también se presenta que los niños centran su atención en cosas diferentes mientras ocurre el evento traumático, olvidando los episodios traumáticos (amnesia) y/o manteniendo a los agresores en un concepto favorable (disociación).

d) Concepto negativo de sí mismo: Se pueden desarrollar sentimientos de culpa y de vergüenza en los que los niños tienden a creer que son merecedores de maltrato, en donde no perciben peligro o lo normalizan, disminuyendo respuestas de defensa y auto conservación como efecto de la ausencia de un sentimiento de vulnerabilidad.

Las características personales en desarrollo que tienen niños con trauma psicológico pueden tener consecuencias a largo plazo, manteniendo de forma no deliberada o consciente dinámicas de violencia intrafamiliar, debido a que es culturalmente construida. Y tienen como efecto secundario la perpetuación de la violencia en el núcleo familiar.

Hay otras características personales y contextuales que permiten a estos niños adaptarse de forma satisfactoria a los ambientes familiares inseguros: 1. Lealtad hacia los padres, 2. Normalización del ambiente abusivo, 3. La invisibilidad del abusador, 4. la autovaloración y la visión de futuro. Sin embargo, algunos de estos mecanismos ubican a los niños en situaciones que permiten perpetuar la violencia en el sistema familiar, ya que suponen una asunción sumisa y pasiva de su rol de hijo; pasiva en cuanto a las creencias culturales acerca del rol con respecto a los adultos y especialmente frente al hombre que ejerce con dominación y agresividad.

De acuerdo con lo anterior, 1. La habilidad de los niños de separar las conductas abusivas de sus padres de las del rol de “buen padre” se hace evidente cuando defienden sus acciones y creen firmemente que éstos los aman (por medio de disociaciones, y de la asunción de culpabilidad e inferioridad en la interacción); 2. Tienden a normalizar el ambiente abusivo de la casa, permitiéndoles mantener un equilibrio en un ambiente inseguro y poco confiable (apoyado por la facilidad para imaginar que hay situaciones bellas mientras ocurren actos de violencia); 3. Se ausentan y tratan de permanecer en lugares distantes al del agresor; 4. También hacen autovaloraciones, teniendo una actitud de esperanza, visualizando un futuro positivo, teniendo sueños, metas e iniciativas. Dichas expectativas pueden reducir el grado en el que un menor percibe un evento como amenazante o aversivo logrando sobreponerse.

La violencia intrafamiliar es entendida en términos de dinámicas en las cuales cada rol tiene una función y una responsabilidad.

Es necesario identificar y caracterizar la responsabilidad que cada rol tiene o asume; teniendo en cuenta que éste tiene implícito aspectos culturales y personales.

Los niños que son víctimas directas e indirectas de violencia intrafamiliar tienen alteraciones en su funcionamiento y desarrollo psicológico, las cuales se manifiestan al constituir características personales que permiten la protección de la integridad propia, permitiendo, de forma indirecta, que se mantenga una dinámica de violencia en el entorno familiar.

Es necesario generar conciencia acerca de las interacciones familiares conflictivas cuyo sistema de resolución de problemas es la violencia.

Ricardo G. A. Zimerman

Redacción SANTA FE

Te puede interesar