Hizo una broma sobre su suegra y desató un caos en el Aeropuerto

Vine a esperar a mi suegra, si se cae el avión es porque yo puse una bomba”, habría dicho un hombre de 60 años. Activó un intenso operativo de seguridad
?op=resize&url=https%3a%2f%2fs3.amazonaws.com%2farc-wordpress-client-uploads%2finfobae-wp%2fwp-content%2fuploads%2f2016%2f12%2f21102404%2f712365_201612210135430000001

Un hombre de 60 años provocó horas de pánico y confusión en el Aeropuerto Benjamín Matienzo de la provincia de Tucumán por hacer una broma al personal de la empresa Latam, que fue interpretado como una amenaza. "Vine a esperar a mi suegra, si se cae el avión es porque yo puse una bomba", habría dicho, y del otro lado del mostrador activaron un protocolo de seguridad ante posibles atentados.

El avión de "la suegra, -Airbus A320 del vuelo 4156 de Latam- llegó demorado porque había partido media hora más tarde. A poco de aterrizar, la voz del piloto se oyó por los altoparlantes: "Señores pasajeros solicitamos que se queden sentados con el cinturón abrochado. En unos minutos personal policial revisará el equipaje debido a que hay una amenaza de bomba".

El clima se puso tenso dentro de la nave, según informó el diario local La Gaceta. Los pasajeros preguntaban por qué si existía la posibilidad de que estallara una bomba, ellos debían seguir allí sentados con los cinturones abrochados. "Cuestiones de protocolo", explicaban escuetamente las azafatas.

Desconcierto en el aeropuerto de Tucumán
Desconcierto en el aeropuerto de Tucumán

Otro avión de Aerolíneas Argentinas daba algunas vueltas en el aire porque no le permitían aterrizar hasta que se desestimara la supuesta "amenaza". Finalmente lo hizo, lejos de la manga y en medio de la pista.

En el aeropuerto se desarrollaba al mismo tiempo un operativo de seguridad en el que actuaron personal de la policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), Bomberos y ambulancias.

A esa altura, el hall del aeropuerto ya era un caos. El público se dividía entre el miedo, el enojo y la incertidumbre. Una mujer lloraba desconsolada porque no podía ver a su madre de 80 años, que había sufrido un ACV.

El entrenador de Los Pumas, Daniel Hourcade, era uno de los pasajeros del avión "amenazado". "Nos tuvieron más de una hora. No hubo miedo ni histeria, pero sí enojo por cómo nos trataron. Es increíble: la última vez que vine me asaltaron y ahora, una amenaza de bomba", se quejó.

Ironías del destino, la cantante tropical Gladys "la bomba tucumana", llegaba a su tierra natal proveniente de Córdoba. El vuelo 1470 de Aerolíneas Argentinas sobrevoló la capital tucumana durante media hora. Finalmente, fue desviado a Córdoba, donde aterrizó a las 23.30. La artista pasó la noche allí para retornar a Tucumán en otro vuelo que partiría hoy.

En tanto, la Policía Aeroportuaria investiga el caso. Silvia Furque, la abogada del bromista de 60 años dijo que la frase de su cliente que desató el pánico en el aeropuerto fue: "En ese avión viene mi suegra, lo único que falta es que haya una bomba".

Fuente: Infobae

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar