El consultorio del doctor Kraft: el tenebroso descubrimiento de un fotógrafo en Alemania

NOTICIAS DE INTERES 13/12/2016
Cuando Sacha Jung ingresó con su cámara a una casa abandonada en Nord Hessen, no podía creer lo que encontró

Cuando Sacha Jung ingresó con su cámara a una casa que parecía abandonada hace tiempo en Nord Hessen, Alemania, no imaginó que se iba a encontrar con lo más parecido a un set de filmación de una película de terror de Hollywood.

Tubos llenos de tierra con trozos de riñón humano, elementos de cirugía herrumbrados, fotos en blanco y negro de un cirujano.

Son las imágenes fantasmales de la que fuera la casa y el consultorio médico del doctor Klaus Kraft, hasta su muerte en 1988. Nadie parece haber tocado nada desde entonces.

Treinta años después de su muerte, su uniforme todavía está colgado en una de las paredes, un sillón quirúrgico corroído por la humedad está aún en pie y frascos con remedios y fragmentos de órganos en formol se apilan en los estantes.

"Mi foto favorita es la de los cuatro frascos que contienen fragmentos de riñon", dice Sacha, que obtuvo las imágenes con su cámara Canon EOS 70D.

"Me parece fascinante que estas cosas hayan sobrevivido en su lugar tanto tiempo, pero al mismo tiempo es desagradable".

Las fotos no sólo muestran cómo era la vida profesional del doctor Kraft, sino también la vida personal.

En el piso superior, se ve un retrato en blanco y negro de una mujer sentada en un alfeizar, mientras un piano dilapidado con su partitura y una guitarra completan la esquina de la habitación.

"Me encanta fotografiar lugares desérticos, abandonados, la atmósfera, el olor y el silencio son increíbles", asegura Sacha.

Ana Cohen

Redacción

Te puede interesar