Las ampliaciones en el gasto casi alcanzan la meta de déficit primario

ECONOMÍA 02/12/2016
Implican que se incrementó en un 22,4% el gasto por encima de lo presupuestado para este año. Desde 2017 habrá algunas restricciones.

En lo que va del año, distintas normas ampliaron el gasto por $ 352.293 millones, monto muy cercano al déficit primario que espera lograr conseguir el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay en 2016, de $ 378.000 millones, que equivalen al 4,8% del PBI. A través de dos decretos de necesidad y urgencia, y también de una serie de decisiones administrativas, el Gobierno incrementó los créditos para las erogaciones corrientes y de capital, y los amplió en un 22,4% por arriba del presupuesto original que se había votado para este año.

Cuando aún resta transitar el último mes del año, período en el que por lo general se da un salto en las modificaciones presupuestarias ya que se hacen ejecuciones que se venían postergando a lo largo del año y se terminan concretando en diciembre, el monto en el que se amplió el gasto está cerca de tocar los $ 378.000 millones que se espera para el déficit primario (este es, sin contabilizar los intereses de la deuda y los ingresos de la Aneses y del Banco Central).

Además, diciembre es un mes en el que la imputación tiene otra característica (más allá del gobierno de turno): que se deja abierta la ejecución a los primeros días de enero para contabilizar gastos que corresponden al ejercicio en cuestión.


La posibilidad de ampliar el gasto en 2016 mediante decisiones administrativas (que contabilizan más de 40 en lo que va del año) está dentro de las facultades que otorga el artículo 9 de la Ley de Presupuesto 2015 y por el Artículo 37 de la Ley de Administración Financiera Nº 24.156. Para el año próximo, el Congreso aprobó que la posibilidad de ampliar el gasto mediante decisiones administrativas se limite al 7,5% del total del Presupuesto y, para 2018, aún más, al 5%. Estos porcentajes se comparan con el 22,4% por arriba de lo presupuestado para este año. De todos modos, el Gobierno aún cuenta con la posibilidad de hacerlo, de manera discrecional y sin límites, a través de decretos de necesidad y urgencia.

"Creo que va a haber modificaciones; hasta dónde lo van a cambiar, habrá que ver", sostuvo Rafael Flores, economista de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap).
Frente a la pregunta de si con estas ampliaciones se podría incumplir la meta de déficit primario, sostuvo que no sería un problema que sea de 5% del PBI, para poner un ejemplo. "Me parece hasta razonable tener un presupuesto expansivo y ajustar más adelante; si no se lo hace, ahí sí podría ser un problema serio", señaló. Resaltó que lo importante sería conseguir un sendero de reducción del rojo fiscal, que sea constante en el tiempo.

Según recordó la Asap, toda vez que se reducen aplicaciones financieras (o gastos "debajo de la línea") o se incrementan las fuentes financieras para financiar un incremento de los gastos corrientes y/o de capital (gastos "sobre la línea") se reducen en igual cuantía los resultados financiero y primario presupuestados para el ejercicio.

Fuente: Cronista

Te puede interesar