Apocalipsis en Alepo por un encarnizado avance del ejército

INTERNACIONALES 01/12/2016
El máximo funcionario de la ONU para la ayuda humanitaria suplicó al Consejo de Seguridad del organismo que ayude a poner fin al sitio de Alepo para evitar el exterminio de sus residentes, en otro día de bombardeos, combates y avances del ejército frente a los terroristas en esa ciudad del norte de Siria.

Al menos 34 civiles murieron hoy por el fuego de la artillería gubernamental siria y los disparos de cohetes por parte de facciones insurgentes en Alepo, donde algunos grupos rebeldes descartan evacuar y otros admiten que ya se defienden en desorden, informaron activistas opositores y medios estatales sirios.

De esos fallecidos, al menos 26, entre ellos siete menores y cinco mujeres, perdieron la vida por ataques de artillería del Ejército cuando intentaban huir del barrio de Yeb al Quebeh, controlado por los insurgentes y situado en el este de la urbe, dijo la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Ayer, otros 25 civiles murieron en un ataque similar en la misma zona, y también se cree que eran desplazados por la ofensiva de las fuerzas del presidente Bashar Al Assad en la parte norte del este de Alepo.

También hoy, ocho civiles, incluyendo a dos niños, murieron en ataques con proyectiles lanzados por los rebeldes contra la mitad oeste de Alepo, que está controlada por el gobierno, informó la agencia de noticias estatal siria SANA.

Los insurgentes libraron hoy duros combates en la margen sur del enclave con las tropas y milicias aliadas, que lograron más avances en una ofensiva que ha partido en dos la zona de la ciudad bajo dominio rebelde, dijeron activistas y medios estatales.

Luego de ponerlo bajo sitio en julio pasado y de lanzar una ofensiva en septiembre en coordinación con Rusia, el Ejército sirio irrumpió en el enclave insurgente, de unos 45 kilómetros cuadrados, el fin de semana pasado, obteniendo su primer avance territorial en la zona que los rebeldes controlan desde 2012.

La operación militar provocó el desplazamiento de decenas de miles de los 250.000 residentes en el este de Alepo.

El Observatorio cifró en 70.000 los desplazados en los últimos cuatro días, incluyendo unos 50.000 que lograron huir a zonas bajo control del gobierno o de milicias kurdas. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dijo esta semana que unos 20.000 civiles escaparon del este de Alepo.

En una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York, la oposición siria urgió hoy al máximo órgano de Naciones Unidas a adoptar medidas urgentes para proteger a los civiles de Alepo.

En un mensaje al Consejo por videoconferencia desde Londres, el secretario general adjunto de la ONU para asuntos humanitarios, Stephen O'Brien, pidió acciones para detener los enfrentamientos.

"Por el bien de la humanidad, llamamos -rogamos- a las partes y a aquellos con influencia, hacer todo lo que esté en su poder para proteger a los civiles y permitir el acceso a las partes sitiadas del este de Alepo antes que se convierta en un cementerio gigante".

El Ejército y sus aliados ya controlan una tercera parte del este de Alepo desde el inicio de sus más recientes operaciones para recapturar la ciudad, la segunda mayor de Siria, hace una quincena.

Ahora dominan totalmente el noreste de la ciudad y hoy avanzaron en su ofensiva hacia la periferia sureste, adentrándose en el barrio Al Sheij Said, según SANA.

La pérdida de Alepo sería el mayor revés para la oposición siria vinculada a Occidente y los países árabes vecinos desde el inicio del conflicto, en marzo de 2011, con protestas populares contra Al Assad que, fuertemente reprimidas, degeneraron en una guerra civil.

La ONU intenta desde hace meses acceder al este de Alepo, pero un plan que presentó este mes para distribuir ayuda en esa zona aún debe ser aprobado por el gobierno sirio. 

La Coalición Nacional Siria, la mayor agrupación de movimientos opositores sirios y la más vinculada a Occidente, dijo hoy que trabajaba con Francia en una resolución de la ONU sobre un cese del fuego inmediato en Alepo, aunque se espera que Rusia, aliada de Siria, vete una propuesta tal.

El presidente de la coalición, Anas al-Abdeh, urgió hoy al Consejo de Seguridad a "adoptar medidas inmediatas y definitivas para proteger a los civiles de Alepo y detener esta ofensiva barbárica" y este "crimen de guerra" del gobierno de Al Assad.

El Observatorio dice que más de 300 civiles, incluyendo 33 niños, murieron en el este de Alepo desde que comenzó la última ofensiva del Ejército, el 15 de noviembre.

Otros 48 civiles murieron en ese periodo en el oeste de Alepo, según la ONG, que tiene su sede en Londres.

Un dirigente de uno de los grupos rebeldes más importantes de Alepo admitió hoy que las facciones insurgentes carecen de una estrategia y se están limitando a defenderse frente al avance del ejército sirio y sus aliados, a los que acusó de emplear bombas en barril y armas químicas.

"La única estrategia que disponemos es la defensa de los supervivientes y atender a los heridos", indicó Yaser Yuse, del Movimiento Nuredin al Zinki, en declaraciones telefónicas a la agencia de noticias EFE.

Pero Zakaria Malahifji, jefe de la oficina política del grupo rebelde Fastaqim, informó desde Turquía que los rebeldes sirios no se retirarán del este de Alepo y planean luchar hasta el final.

"Una retirada de las facciones está descartada", sostuvo Malahifji.

En Moscú, en tanto, el Ministerio de Defensa de Rusia anunció hoy que envió por vía aérea hacia Alepo un hospital de campo, una unidad de médicos especializados, indumentaria y equipos médicos especiales para "prestar asistencia médica a los civiles y refugiados en las cercanías de Alepo".

Por su parte, el Ejército ruso anunció que enviará a 200 zapadores a Alepo y sus inmediaciones para desminar los barrios de esa ciudad siria liberados en los últimos días por las tropas gubernamentales.

El general ruso Serguei Rudskoi dijo en un comunicado que los yihadistas han destruido durante los últimos meses "la práctica totalidad" de las infraestructuras sociales de Alepo y han propagado imágenes manipuladas para culpar de ello a la aviación rusa y siria.

El gobierno ruso del presidente Vladimir Putin suspendió el pasado 18 de octubre los bombardeos de su aviación contra Alepo, pero todas las pausas humanitarias acordadas con Damasco para evacuar a la población civil fueron torpedeadas por los yihadistas.

Fuente: Télam

Te puede interesar