Con sólo 8 votos en contra, el Senado convirtió en ley el Presupuesto 2017

POLÍTICA 01/12/2016
Parte del FpV acompañó pero cuestionó el "ajuste". Se habilitan gastos adicionales para áreas clave por $ 8037 millones. La ley calcula un dólar a fin de año de $ 17,92

A horas del cierre del período de sesiones ordinarias, el Senado convirtió en ley el presupuesto de la administración pública nacional con 59 votos a favor y los ocho rechazos de los senadores kirchneristas Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Virginia García, Nancy González, María Ester Labado, María Pilatti de Vergara y María de los Ángeles Sacnún, y del legislador de Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas.

La Cámara alta trató durante más de siete horas el cálculo de gastos e ingresos del año próximo junto con la reducción de las facultades delegadas –"súperpoderes"– que permiten al Ejecutivo reasignar partidas sin aval parlamentario.

La ley habilita al Gobierno a realizar gastos corrientes y de capital por más de $ 2,3 billones, cifra calculada a partir de las previsiones macroeconómicas que estiman una inflación anual promedio de 17%, un crecimiento del 3,5%, un déficit fiscal del 4,2% del PBI y un dólar a fin de año equivalente a $ 17,92.

El interbloque Cambiemos consiguió convertir en ley ambas iniciativas con el apoyo crítico de la oposición, que alegó una cuestión de "responsabilidad" para dar aprobación, pero cuestionó el nivel de endeudamiento del próximo ejercicio.

El presidente de la comisión de Presupuesto, Juan Manuel Abal Medina (FpV), votó a favor, pero criticó los lineamientos de la ley porque "suponen un ajuste de la economía" que su bancada consideró "excesivo", y fustigó el nivel de endeudamiento, que en moneda extranjera asciende a u$s 45.000 millones.

A su cruce salió el vicepresidente de la comisión, el radical Julio Cobos, quien sostuvo que las metas del Gobierno "tienen que ver con la reducción gradual del déficit fiscal para recuperar el superávit", y justificó el envío de más fondos a la provincia de Buenos Aires ya que el reparto tuvo en cuenta la participación en el PBI.

El proyecto bajo estudio desde septiembre sufrió cambios en las partidas presupuestarias para asignar $ 8037 millones adicionales a áreas consideradas clave. Según la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera (ASAP), el Ministerio de Ciencia y Tecnología y otros organismos vinculados obtuvieron $ 1250 millones más, mientras que las provincias que no transfirieron sus sistemas previsionales a la Nación tendrán un plus de $ 8000 millones.

El texto consensuado otorga autorizaciones para comprometer ejercicios futuros y establece que tanto las contrataciones de obras o adquisición de bienes y servicios podrán desarrollarse mediante el régimen de asociación público-privada.

En la ley se añadió un artículo que obliga al Ministerio de Hacienda a prestar detalles mensuales sobre los servicios de deuda contraídos, la moneda y quiénes se hicieron con esos instrumentos financieros.

Desde el año que viene, el Ejecutivo deberá informar con mayor especificidad sobre las partidas pretendidas para el ejercicio del año siguiente y avanzar en materia de transparencia en todas las etapas del ciclo presupuestario. Las reformas entrarán en vigencia en 2018.

Fuente: Cronista

Te puede interesar