Por temor a la AFIP, ya pagan más de $ 17 por dólar para traer divisas al país

ECONOMÍA 01/12/2016
Por sacar el dinero de cuentas del exterior y repatriar cash no declarado hoy se cobra una comisión del 6%. En cambio, quien manda plata al exterior gana un 3%.

Si bien el dólar ayer pasó los $ 16 (en Banco Ciudad y Santander $ 16,05; en Credicoop $ 16,07; en Nación, Itaú, BBVA Francés, Macro y Galicia $ 16,10; en ICBC, Patagonia y Piano $ 16,20), hubo quienes pagaron más de $ 17, precisamente $ 17,07, que es la cotización oficial de $ 16,10 más un 6% por el precio del "cable". Así se denomina en la jerga financiera a quienes necesitan traer sus divisas de cuentas del exterior hacia la Argentina por el canal informal, al ser dinero no declarado. Muchos tienen miedo por el intercambio de información que pueda llegar a haber con la AFIP, entonces acuden a cuevas para que ‘rescaten’ sus divisas.

El negocio de las financieras consiste en pagarles 3% a quienes quieren sacar cash del país, y cobrarles 6% a quienes necesitan traer, por lo que se hacen de un 3% de ganancia ‘por encontrar a las novias y unirlas’.

Claro que para eso los mesadineristas deben tener un cierto caudal de volumen, porque lo que hacen es unir las puntas. O sea, un cliente les lleva ‘una gamba’ (u$s 100.000) para mandar al exterior, por ejemplo, a Estados Unidos para pagar una obra en construcción. Otro cliente le pide que le traiga u$s 100.000 que tiene en una cuenta en un banco de segundo piso de Estados Unidos.

El negocio consiste en compensar entre una cuenta y la otra. Al primer cliente le girará u$s 103.000, ya que le da 3% más, mientras al segundo le entregará u$s 94.000, por la comisión del 6% que le cobran. O sea, la cueva se gana u$s 3000 limpios por unir las puntas. La operación puede tardar 48 horas hasta acreditarse, como si fuera un banco, porque a veces tardan en ‘dispararse’ los pedidos. Claro que hay que tener una confianza ciega, porque no hay ningún tipo de comprobante de la operación, más que un recibo, ya que es en la informalidad.

A los buenos clientes le pueden cobrar 5,5%, pero siempre cuando no se trate de Estados Unidos, cuyo costo es del 6%, porque es más difícil mover el físico, por los controles existentes. De todos modos, los bancos nacionales del segundo escalón no suelen ser tan rígidos con los controles.
En el sector confiesan que ahora "está más complicado de hacer un cruce: pocos quieren recibir de Suiza, entonces se cobra más, un 6%, al igual que de Estados Unidos. En promedio traen entre u$s 50.000 y u$s 100.000 por vez".

"Los bancos de Oriente suelen ser más laxos, en especial los de China, Singapur y Hong Kong", confiesan en las mesas. Algunas de ellas están pidiendo permiso a los reguladores para operar en blanco y salir de la clandestinidad, ahora que el cepo se acabó y la brecha se achicó como nunca.

Hay quienes quieren convertirse en Alycs para poder operar en el mercado bursátil y otras en agencias de cambio para hacer compra venta de billetes en forma normal.

Ojo con Estados Unidos

También están quienes viajan a Uruguay por el fin de semana y, de paso, se traen los dólares, ya que hasta u$s 10.000 se puede pasar por persona, y u$s 5000 los menores de 16 años. Pero hay que tener cuidado con los Estados Unidos, porque ahí las reglas son diferentes: el tope de u$s 10.000 es por grupo familiar. A partir de esa cifra, hay que declararlo y completar un formulario.

La familia no puede dividir la cantidad de dinero entre sus integrantes. La Policía Aduanaera actúa con tanto rigor que hubo casos de familias que viajaban con u$s 12.500 entre todos sus integrantes y no los dejaron subir al avión hasta el día siguiente en otro vuelo, aparte de haberles decomisado todas las divisas.

Fuente: Cronista

Te puede interesar