Antes de dejar la AFIP, Ricardo Echegaray ordenó borrar el disco rígido de su computadora oficial

POLÍTICA 29/11/2016
El entonces jefe del organismo recaudador hizo el pedido tras la primera vuelta electoral de 2015

En las últimas horas del 25 de octubre de 2015 las dudas sobre la continuidad del kirchnerismo comenzaban a crecer. El resultado de la primera vuelta de la elección presidencial, para muchos inesperado, ponía un paso adelante a Mauricio Macri en la batalla electoral. Así lo interpretó el entonces jefe de la Administración General de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, quien no aguardó a la segunda vuelta y dejó una orden clara: borrar toda la información del disco rígido de su computadora oficial.

La maniobra del ex funcionario fue detectada en una auditoría interna de la AFIP, luego de que la justicia federal de Bahía Blanca solicitara peritar esa computadora en el marco del expediente conocido como "facturas truchas", que protagoniza el empresario kirchnerista Lázaro Báez. Los documentos y correos electrónicos que mandó eliminar Echegaray que podrían ser de interés para la Justicia, según publicó La Nación.

Más allá de si la supresión de datos podría constituir un delito o no, la acción podría perjudicar al ex recaudador en otras causas en las que está involucrado, como Ciccone o la investigación por delitos de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública y negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas.

No es la primera vez que Echegaray está en la mira por un hecho de estas características. En 2009 fue denunciado por presuntas irregularidades en la entrega de subsidios a productores agropecuarios cuando estaba al frente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) y se lo acusó de destruir registros internos cuando cambió el sistema informático que se utilizaba en ese organismo, luego disuelto. En 2012 fue sobreseído por el entonces juez subrogante Marcelo Martínez de Giorgi.

En sus últimos meses como jefe de la AFIP, no solo ordenó borrar su propia computadora sino que invitó a sus más estrechos colaboradores a obrar en el mismo sentido. El pedido, desde ya, apuntaba a deshacerse de cualquier información que pudiera resultar comprometedora para su gestión de siete años.

En enero, con Mauricio Macri como presidente, Echegaray quedó al frente de la Auditoría General de la Nación (AGN). Una vez que el juez federal Claudio Bonadio lo procesara en una causa por falso testimonio, el oficialismo avanzó en un proceso de remoción hasta que en agosto el funcionario presentó su renuncia.

Fuente: Infobae

Te puede interesar