Sin reforma política nacional, provincias avanzan con sus propios proyectos

NACIONALES 28/11/2016
Bloqueada en el Senado por el PJ, gobernadores de Córdoba, Entre Ríos, Chubut y Tierra del Fuego presentaron sus propias reformas. Dudas en Buenos Aires. Y peligra la unificación

Con la reforma política trabada en el Senado nacional, con un PJ que frustró a un Mauricio Macri obsesionado con el tema, igual distintas provincias avanzan con sus propios proyectos en sus legislaturas. Lo llamativo: son más impulsadas por gobernadores peronistas debutantes, los mismos que visitaron la Quinta de Olivos para respaldar el texto de la Casa Rosada, que por los propios mandartarios de puro ADN Cambiemos.


"Córdoba avanzará en la sanción de una ley para establecer a nivel provincial la implementación de la boleta única electrónica (BUE)". La promesa la lanzó el legislador Oscar González, presidente de la comisión de reforma política provincial, cuando el revés que sufrió el impulso macrista en el Congreso despertaba el primer gran malestar oficial con los caciques territoriales de la era M. "Los cordobeses ya cuentan con la boleta única de papel, producto de la reforma política que el gobernador (Juan) Schiaretti impulsó en 2008 y nadie duda de su beneficio", agregó el también presidente provisorio de la Legislatura mediterránea.


De esta forma, Schiaretti busca aprobar lo que Macri no pudo. Pasado mañana, la Legislatura local tratará los primeros dos temas de la reforma política, aún falta para debatir la BUE.
No es el único caso. "Vamos a debatir con los legisladores una reforma", anticipó ayer el gobernador entrerriano Gustavo Bordet, otro que apoyó la fallida avanzada macrista. Aunque, en dialogo con FM Uno, evitó confirmar que su provincia vote en 2017 con boleta única electrónica: "Queremos que el nuevo sistema electoral salga por total consenso de la Legislatura". El debate está abierto.


En marzo, el salteño Juan Manuel Urtubey, representante de la BUE (su distrito fue el primero en implementarlo al 100%) visitó Chubut para presentar el sistema. Desde entonces, su par local, el de nuevo electo Mario Das Neves impulsa su propia reforma en una provincia que, en sus 61 años de existencia como tal (antes era territorio nacional), no cuenta con una ley electoral. Uno de los encargados de elaborarla, el fiscal de Estado, Diego Martínez Zapata, se alistó en un tour nacional para recoger experiencias ajenas. Todavía no está definido si buscarán la boleta única papel o la electrónica.


Continuando en el sur, en Tierra del Fuego, la mandataria Rosana Bertone también envió meses atrás dos proyectos de ley para modificar el sistema electoral provincial: uno para habilitar las PASO para los cargos locales y otro para implementar la boleta electrónica.


En Neuquén, la reforma política podría seguir el camino de su equivalente nacional. Hace cuatro meses que el gobernador Omar Gutiérrez (Movimiento Popular Neuquino) envió el proyecto a su Legislatura. Su tratamiento se viene aplazando por la resistencia del kirchnerismo a la boleta electrónica (no así a la de papel).
"La forma de votar debe ser modificada", fue una de las primeras sentencias de María Eugenia Vidal al ser electa en noviembre del año pasado. Sin embargo, si bien en la provincia de Buenos Aires hubo cambios electorales (como la limitación a las reelecciones impulsada por el massismo), y a pesar de respaldar públicamente la propuesta de la Rosada, no puso el mismo énfasis en su propia tropa legislativa provincial para debatir la boleta electrónica.


La caída de la reforma frustra otro deseo de Macri: un calendario electoral simplificado. Y la multiplicidad de sistemas, actuales y futuros, obligará al desdoblamiento forzado de los comicios, cuando la tradición dicta que es por conveniencias políticas coyunturales de los mandatarios. Al malestar de Urtubey, se sumó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que quería unificar la elección de representantes nacionales y locales: "Si la elección nacional no es con voto electrónico, estamos en problemas", desestimó.

Fuente: Cronista

Te puede interesar