Levantar más peso y comer más, el secreto para bajar la panza

BELLEZA 27/11/2016
Si tu objetivo es llegar al verano, tal vez esta no sea la mejor opción; pero sin dudas es la que mejor le va a hacer a tu cuerpo.

La industria del fitness entendió los programas para bajar de peso al revés."

Puede ser una afirmación temeraria, pero el preparador físico Tony Gentilcoreno teme hacerla.

 Él es el entrenador profesional y autor del blog Because Heavy Things Won’t Lift Themselves (en español, "Porque las cosas pesadas no se levantarán solas").

Todos nos dicen que para perder grasa hay que atenerse un déficit calórico. Gentilcore no niega esto, dice que es verdad: "Las calorías que entran deben ser menos que las que se gastan. Es matemático. Y científico."

Esto puede ser logrado comiendo menos o entrenado más (lo ideal es combinar ambos).

Por eso, muchos hombres hacen dietas estrictas libres de carbohidratos y gluten, mientas hacen rutinas de ejercicios super intensos.

 Esos programas funcionan, pero en el largo plazo no lo hacen. Porque nadie puede torturarse así por mucho tiempo.

En cambio, Gentilcore prefiere un enfoque diferente. 

 "Más que un programa para bajar la grasa, prefiero pensar uno que retenga músculo."

Porque, especialmente si sos hombre, también se trata de eso: de mantener la mayor cantidad de músculo posible.

 Y el secreto detrás de esto, es que tener más masa muscular no sólo te sirve para rellenar tus remeras (y que seas más fuerte y vivas más tiempo), sino que también te ayuda a quemar más calorías y eliminar más grasas.

 En cuanto nos importa, grasa es igual a calorías y más músculos queman más calorías.

 "Encontré que muchos hombres siguen regímenes para perder grasa y logran bajar una cantidad considerable, pero también pierden una cantidad importante de tejido muscular."

 Terminan siendo más pequeños y más débiles que al comienzo.

Y esto se debe a una idea muy instalada de que pérdida de que "grasa = dieta agresiva + entrenamiento pesado", lo que termina con vos arrastrándote por el piso cuando salís del gimnasio.

Repitamos, por las dudas: el déficit calórico es necesario.

La dieta importa, pero si te enfocás sólo en eso, estás dejando de lado otros aspectos clave.

El investigador Brad Dieter, nutricionista enfocado en el deporte, escribió en su blog Science Driven Nutrition:

"El ejercicio produce beneficios tanto en el corto como en el largo plazo, por elemplo: un mejor funcionamiento cardíaco, mejora el metabolismo muscular, mejora la flexibilidad metabólica, baja la frecuencia cardíaca en reposo, baja el estrés, aumenta la densidad de los huesos, etc. La dieta no tiene estos beneficios."

 Más aún, las tradicionales rutinas para ganar músculo deben mantenerse, aún si el objetivo es bajar grasa.

Esto implica hacer ejercicios compuestos, es decir, aquellos que involucran muchos músculos como peso muerto, sentadillas, lagartijas, etc.

Incluso si hacen pocas repeticiones (3 a 6), eso funciona para mantener los niveles de fuerza y son muy subestimados en los programas para bajar la grasa.

Tal como afirma Brad Dieter, "la mayoría de la gente haría mejor en gastar más tiempo en estar bien alimentados, y usar esa comida para maximizar sus entrenamientos y así aumentar su fuerza, equilibrio y resistencia y después usar dietas cortas e inteligentes para enfocarse en perder el tejido adiposo."

Todo lo mencionado arriba (aumentar la fuerza y la resistencia) es muy difícil de lograr cuando el déficit calórico es muy alto y ocurre durante mucho tiempo.

El alimento es el combustible necesario para que puedas sacarle todo el jugo a tus sesiones de ejercicios.

En resumen:

1. Ejercitar menos, pero mejor, es la clave para bajar la grasa.
2. Las dietas, especialmente para bajar de peso, deben ser algo corto y no algo para mantener todo el año.

Te puede interesar