Europa proyecta controlar quién entra y sale del continente

INTERNACIONALES 19/11/2016
El proyecto ETIAS busca reforzar reforzar los controles de seguridad de los viajeros exentos de visado, como los argentinos. Es una medida de seguridad -compartirán bases de datos- y para enfrentar la crisis migratoria.

Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) debatieron hoy en Bruselas sobre el llamado "Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes" (Etias), propuesto el miércoles con carácter de "urgencia" por la Comisión Europea (CE), el órgano ejecutivo de la UE. 

La medida llega en respuesta a los atentados ocurridos en Europa en el último año y a raíz de la crisis migratoria, con el objeto de facilitar el intercambio de información en los bancos de datos. 

El sistema supondrá el inicio de una mayor seguridad en la UE y será "un pilar básico" en particular para los ciudadanos, anunció en conferencia de prensa al término de la reunión el ministro de Interior de Eslovaquia, Robert Kalinak, cuyo país ejerce este semestre la presidencia de turno del Consejo de la UE.

Los afectados por la decisión en debate, que serán los entre 40 y 50 millones de turistas que anualmente visitan los países de la UE, entre ellos los argentinos, tendrán que pagar, además, una tasa de cinco euros para realizar el trámite que, según aseguró la CE, será muy breve. La autorización tendrá una validez de cinco años.

El mecanismo, que endurece el acceso a las fronteras del bloque, es similar al llamado ESTA, aplicado por Estados Unidos, y prevé realizar comprobaciones de antemano y -en caso de ser necesario- posibilitará negar la entrada al viajero.

Sin embargo, el sistema no estará listo antes de 2020, pues primero deben aprobarlo el Consejo Europeo, es decir la reunión de los jefes de Estado y de gobierno del bloque, y posteriormente el Parlamento Europeo. 

"La autorización ETIAS no es un visado; se trata de un régimen más sencillo y cómodo para los visitantes. Los nacionales de los países beneficiarios de la liberalización de visado seguirán estando libres del requisito de visado, pero habrán de obtener una simple autorización de viaje previa a su entrada en el espacio Schengen", explicó la Comisión Europea en un comunicado.

"Este mecanismo -continúa el comunicado- contribuirá a identificar a las personas que podrían presentar un riesgo de migración irregular o de seguridad antes de que lleguen a las fronteras y aumentará significativamente la seguridad de las fronteras exteriores. El ETIAS colmará, además, lagunas de información acerca de los viajeros exentos de visado, recabando información que podría ser vital para las autoridades de los Estados miembros antes de la llegada de dichos viajeros a las fronteras del espacio Schengen".

El comisario responsable de la Unión de la Seguridad, Julian King, declaró: "Los terroristas y los delincuentes no se arredran ante las fronteras nacionales. La única manera de derrotarlos es trabajar de consuno y eficazmente".

El vicepresidente primero Frans Timmermans, por su parte, agregó: «La seguridad de nuestras fronteras y la protección de nuestros ciudadanos son nuestra prioridad absoluta. El ETIAS subsanará una carencia de información al cruzar los datos de los solicitantes exentos de visado con los de todos nuestros demás sistemas. Al mismo tiempo, el futuro ETIAS será sencillo, rápido, barato y eficaz".

En cuanto al propósito, se explicó que "con el fin de decidir si se expide o se deniega una solicitud de viaje a la UE, un sistema automatizado efectuará controles previos plenamente respetuosos de los derechos fundamentales y la protección de los datos personales. Aunque la decisión final de autorizar o de denegar la entrada corresponderá en todo momento a los guardias de fronteras nacionales que efectúen los controles". 

El espacio Schengen se creó en 1985 para permitir la libre circulación de personas y bienes y comenzó a funcionar en 1995 para suprimir las fronteras entre los 26 países integrantes (22 de la UE más Suiza, Noruega Islandia y Lichtenstein) y establecer controles comunes a los límites exteriores. 

En la práctica, los miembros del espacio Schengen funcionan en términos migratorios como un solo país, con una política común de visados.

Asimismo, los ministros abordaron las mejoras que pueden hacerse al sistema de intercambio de información de Schengen (SIS), que la Comisión quiere mejorar.

La cumbre también contempló un seguimiento de la implementación de medidas antiterroristas y una ponencia del coordinador antiterrorista de la UE, Gilles de Kerchove con los resultados de un informe sobre ese tema, que además incluyó recomendaciones para futuras acciones.

El Consejo de Ministros intercambió puntos de vista sobre los progresos hechos en la implementación de la directiva sobre el registro de datos de pasajeros aéreos (PNR), que fue adoptada el pasado 26 de abril.

Los Estados miembros tienen hasta el 25 de mayo de 2018 para aplicar esa normativa en sus regulaciones, así como las provisiones administrativas necesarias para cumplir con esa directiva.

Fuente: Télam

Te puede interesar