Francisco: "Las empresas deben existir para servir, no para ganar dinero"

INTERNACIONALES 18/11/2016
El Papa advirtió a empresarios católicos sobre el riesgo de "la corrupción,", a la que definió como "la peor plaga social y un fraude a la democracia", y les pidió que "traten de convencer a los gobiernos para que renuncien a cualquier tipo de actividad bélica".

"Todas las actividades humanas, también la empresarial, pueden ser un ejercicio de la misericordia, que es participación en el amor de Dios por los hombres", sostuvo el Pontífice este jueves en una audiencia a los participantes de la Conferencia Internacional de las Asociaciones de Empresarios Católicos (UNIAPAC), a quienes advirtió sobre "tres riesgos: el riesgo de usar bien el dinero, el riesgo de la honestidad y el riesgo de la fraternidad".

"Hablar de empresas nos pone inmediatamente en relación con uno de los temas más difíciles de la percepción moral: el dinero. He dicho varias veces que 'el dinero es el estiércol del diablo'", recordó Francisco durante el encuentro en la sala Regia del palacio Apostólico del Vaticano.

"Por tanto, el dinero debe servir, en vez de gobernar. El dinero es sólo un instrumento técnico de intermediación, de comparación de valores y derechos, de cumplimiento de las obligaciones y de ahorro. Como toda técnica, el dinero no tiene un valor neutro, sino que adquiere valor según la finalidad y las circunstancias en que se usa. Cuando se afirma la neutralidad del dinero, se está cayendo en su poder", afirmó.

En ese marco, Francisco sostuvo que "las empresas no deben existir para ganar dinero, aunque el dinero sirva para medir su funcionamiento" sino que "las empresas existen para servir".

"Por eso, es urgente recuperar el sentido social de la actividad financiera y bancaria, con la mejor inteligencia e inventiva de los empresarios", les pidió, y los animó a "asumir el riesgo de complicarse la vida, teniendo que renunciar a ciertas ganancias económicas".

 "El crédito debe ser accesible para la vivienda de las familias, para las pequeñas y medianas empresas, para los campesinos, para las actividades educativas, especialmente a nivel primario, para la sanidad general, para el mejoramiento y la integración de los núcleos urbanos más pobres", refrendó.

"Una lógica crematística del mercado hace que el crédito sea más accesible y más barato para quien posee más recursos; y más caro y difícil para quien tiene menos, hasta el punto de dejar las franjas más pobres de la población en manos de usureros sin escrúpulos", denunció, y sostuvo que "de igual modo, a nivel internacional, el financiamiento de los países más pobres se convierte fácilmente en una actividad usurera".

En ese marco, según Jorge Bergoglio "también hará falta la intervención del Estado para proteger ciertos bienes colectivos y asegurar la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales".

Además, el Papa alertó a los participantes del encuentro que encabezó el cardenal Peter Turkson sobre "la corrupción", a la que definió como "la peor plaga social".

"Es la mentira de buscar el provecho personal o del propio grupo bajo las apariencias de un servicio a la sociedad. Es la destrucción del tejido social bajo las apariencias del cumplimiento de la ley. Es la ley de la selva disfrazada de aparente racionalidad social", denunció.

Fuente: Télam

Te puede interesar