Suma irregularidades el escándalo por la venta de títulos en la Universidad de Morón

NACIONALES 17/11/2016
Los denunciantes se quejaron de que el nuevo interventor forma parte del sector que deberá ser investigado.

El escándalo de la Universidad de Morón debido al supuesto otorgamiento de títulos falsos, venta de notas y de materias en la Facultad de Derecho tomó, con el pasar de los días, nuevas aristas. Desde la presencia de un interventor que forma parte de la misma gestión investigada hasta las denuncias de individuos que forman parte del partido opositor en las elecciones del mismo establecimiento.

Los audios difundidos y la denuncia realizada por el profesor Gustavo Federico Patrón a través del fiscal Javier Baños contra el vicedecano de Derecho, Carlos Humberto Pedrini, provocaron la decisión inmediata de la propia Universidad de separar del cargo al directivo e intervenir el propio departamento de abogacía de la entidad educativa.

"El episodio denunciado públicamente es de una inusual gravedad, por lo que hemos activado todos los mecanismos administrativos y académicos a nuestra disposición para esclarecer lo denunciado y actuar en consecuencia", afirmó el comunicado de la universidad.

Así y todo, el problema está todavía a años luz de esclarecerse. Según la parte denunciante, la designación como interventor del Dr. Walter Fernández no hace más que oscurecer el panorama.

"Frente a todo este bochorno, se aparta al vicedecano, se suspende el proceso electoral en marcha y se pone a un interventor que es un secretario del propio rector. De hecho, el vicedecano separado también era secretario del rectorado. Parece un chiste", aseguró el fiscal Javier Baños, en declaraciones a la radio Cadena 3, de Córdoba.

"Esta persona no puede ser el interventor porque es parte del mismo sector intervenido", añadió Baños, quien también forma parte del cuerpo docente de la universidad.

Baños destacó que el 9 de septiembre, el denunciante Patrón se reunió por primera vez con el auditor general de la Universidad y el 19 de octubre entregó la carpeta con todos los documentos que acreditaban las irregularidades.

"Hay más de 150 audios, fotos, documentos, testimonios de alumnos que aseguraron haber sido coaccionados para atestiguar en contra del denunciante, listas de materias, de profesores, de todo. Yo no recuerdo un bochorno de esta magnitud en la Universidad", afirmó Baños.

"La gestión actual del decanato, que llevó a este escándalo sin precedentes, es la peor gestión de la historia de la Universidad", añadió.

Sin embargo, desde la figura de los denunciantes también se abre lugar para la polémica: Javier Baños, el titular de la Unidad de Investigaciones número 7 de Morón, es también uno de los representantes del partido político opositor que se iban a presentar en el proceso electoral, suspendido después de la intervención. Así, desde el entorno de los acusados consideraron que gran parte de la denuncia estuvo orquestada y que tuvo fines estrictamente políticos.

"Este problema me duele, me lastima y me toca de cerca. Porque, además de ser docente de la Universidad, yo fui estudiante y soy graduado de allí. Hay un montón de alumnos que van a clases, que se queman las pestañas todos los días con los estudios. Y aquellos, sean uno, dos o diez, que compraron sus títulos tienen que aparecer en la lista de delincuentes, no en la lista de los graduados. El gran grueso de los estudiantes no tiene nada que ver con esto", reflexionó Baños.

La propia universidad indicó que se inició el proceso de formulación de las denuncias penales correspondientes a cada sospecha de delito.

Fuente: Infobae

Te puede interesar