Escapó de una guerra en África, viajó en la cadena de un ancla y hoy es enfermero en Santa Fe

CIUDADANOS 19/10/2016
Arribó a la localidad santafesina de San Lorenzo en septiembre de 2001, después de viajar 11 días en el compartimento para la cadena del ancla del barco

El 25 de septiembre de 2001, a menos de tres meses de la renuncia del presidente Fernando De la Rúa que confirmaría la crisis institucional en la que estaba sumido el país, un niño de apenas 13 años que se escapaba de la guerra civil enLiberia llegó a la Argentina. Pero el viaje de Mohamed fue de todo menos cómodo, ya que estuvo 11 días en el compartimento para la cadena del ancla de un barco de origen filipino al que se subió como polizonte en un puerto deGuinea.

Mohamed fue hallado por Prefectura Naval en la localidad santafesina de San Lorenzo, a 25 kilómetros de Rosario, junto a otro chico que no sobrevivió al viaje. "El joven Mohamed Baldé evoluciona lenta pero favorablemente. Lo rescatamosapenas cubierto con una especie de bata muy fina, luego de haber viajado 11 días desde el África, a la intemperie y sin agua ni alimentos. A su compañero lo hallamos dentro de la campana totalmente desnudo y al parecer murió de frío", había dicho el entonces jefe de Operaciones de la Prefectura de San Lorenzo, Ángel Riquelme.

Unos días después de celebrar los 15 años en Argentina, Mohamed, que trabaja como enfermero en el hospital donde fue atendido cuando llegó al país, contó cómo se escapó de sus perseguidores en Liberia, de qué manera lo recibieron en San Lorenzo, y cuándo va a volver a África.

En una entrevista con SL24, Mohamed, que tiene 28 años, explicó que cuando se subió al barco filipino 'Aurora Emerald' "no sabía dónde terminaba el viaje". "No se cómo fue la decisión de subirme al barco. Fue un viernes a la tarde yquería estar en un lugar que me protegiera. En África en esa época a los chicos los secuestraban", dijo Mohamed.

En la foto de arriba, se puede ve a Mohamed junto a la primera familia que lo adoptó; abajo, una foto del joven cuando llegó al país (La Capital)
En la foto de arriba, se puede ve a Mohamed junto a la primera familia que lo adoptó; abajo, una foto del joven cuando llegó al país (La Capital)

El hombre explicó que en ese momento en Liberia "había mucha guerra política por los diamantes", y agregó que como "los mayores, que nos tenían que proteger a nosotros, se escapaban", decidió correr. "Cuando uno está en guerra, no cabe el pensamiento en la cabeza, tenés que correr para salvar tu vida. Y como vi a mucha gente que salía corriendo, yo salí corriendo atrás de ellos para ver a dónde se dirigían. En un punto, empezaron a capturar gente. Algunos escapamos. Estuvimos 14 días en la selva africana, haciendo todo lo posible para sobrevivir. Los leones atacaban a la gente", contó Mohamed.

Ni el viaje ni la llegada a la Argentina fueron sencillos. Junto a otro chico que se encontró en el barco, se escondieron en un compartimiento donde estaba la cadena del ancla. "Estábamos en una escalera, y cada vez que la hélice giraba fuerte nos llegaba agua", contó, y agregó que "para no tomar tanta agua salada mojábamos la ropa y nos la pasábamos por los labios. Teníamos todos los labios cortados".

Cuando llegó a San Lorenzo, "fue algo impresionante. Llegué en una época muy difícil, fines de 2001. Para mí fue la mejor época, pero para un argentino fue la peor época".

Pero salir con vida del barco era el primer paso de su escape de Liberia. Ahora debía insertarse en un país donde no conocía a nadie, no hablaba el idioma, y no sabía las costumbres. Por suerte para Mohamed, se encontró con mucha gente que quiso ayudarlo, como la familia Maynardique lo adoptó de forma preliminar, los funcionarios que "hicieron lo posible para que pudiera empezar la primaria", y los compañeros del colegio que le enseñaron algunos trucos de la pronunciación del español, un idioma "que cuesta mucho".

"En mi país me habían dicho que el mundo era otra cosa, queera todo conflicto. Al venir acá vi gente que abre la cabeza,que piensa 'se puede', y eso me ayudó mucho", destacó Mohamed. Un ejemplo de eso fue cuando estaba internado apenas llegó al país, y el entonces director del hospital de San Lorenzo, Eduardo Rigo, afirmaba en octubre de 2001 al diarioLa Capital que "hubo muchísimas muestras de solidaridad con el pibe. La gente no paró de traerle cosas, comochocolate, gaseosas y caramelos, que seguramente no tendría en su país, y también ropa. Nos gustaría que se quede o que, por lo menos, no sea repatriado".

El hombre de origen liberiano contó que está completamente instalado en el país, y aseguró que "mi familia adoptiva es mi familia real". "Yo siento que David y Matías son mishermanos. Tengo un sobrino que se llama Gianfranco, y una sobrina que se llama Guadalupe. (Ahora) quiero quedarme quieto, viajé mucho. Quiero quedarme en San Lorenzo. Tengo muchos quilombos en la cabeza, muchos recuerdos, sueño muchas veces con cosas que me pasaron. Muchos recuerdos malos que me los quiero sacar, y quedarme acá es una forma de lograrlo", agregó.

Por último, aclaró que si bien no tiene "ningún contacto con Liberia, no me interesa y me asusta saber lo que puede haber pasado", ya tiene un viaje planificado para dentro de dos años: "En 2018, cuando termine el Mundial, voy a viajar a visitar y después volveré a Argentina. Voy como un turista. Mi vida es acá".

Fuente: Infobae

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar