El consumo de cerdo sigue en alza mientras cae el de carne vacuna

ECONOMÍA 17/10/2016
La industria porcina alcanzó un récord de consumo en los primeros ocho meses del año, y llegó a los 12,3 kg por habitante. Los precios crecieron menos que otros cortes

A contramano de lo que sucede en otros sectores de la producción animal, el sector porcino se sigue fortaleciendo y exhibiendo niveles de crecimiento y tasas récord. Aprovechando la caída de la carne vacuna, afectada por la suba de precios y la caída de la demanda, la carne de cerdo parece estar encontrando su espacio.

En el acumulado de ocho meses de 2016 la producción fue de 340.000 toneladas, un 8,7% por encima de igual período de 2015, mientras que la faena creció un 9,8% con respecto al año pasado, con casi 3,9 millones de cabezas. Esto se graficó en un consumo aparente que presentó un crecimiento del 10,5%, con 353.000 toneladas, lo que marcó un récord de 12,3 kg. por habitante.
Los datos se desprenden de un informe elaborado por la consultora IES, en el que destaca que como consecuencia del aumento de precios de otras carnes, las familias decidieron incrementar el consumo porcino. Tanto es así que la participación de la carne porcina en el total del consumo de carnes (considerando tanto la vacuna como la avícola) trepó desde el 6,1% del total en 2002 hasta un 11,3% en la actualidad.


Esta realidad contrasta sobre todo si se la compara con la situación de la carne vacuna. La carne de excelencia de los argentinos atraviesa una situación crítica, ya que el consumo interno sigue en caída. En los primeros nueve meses del año, cayó un 8,7% contra igual período del año pasado, con un consumo por habitante que se ubicó en 54,8 kilos. Justamente ese registro se ubica en el peor nivel desde 2011, según datos de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra). Para este panorama, el alza de los precios fue fundamental. Por ejemplo, el asado aumentó los precios un 44% en lo que va del año, similar al alza del pollo entero (54,1%), y más lejos de lo que subió el pechito de cerdo (20,7%), de acuerdo al Instituto para la Promoción de la Carne Vacuna.


Según detalla IES, la expansión del sector porcino obedece a las inversiones generadas en los últimos cinco años, que se estiman en más de u$s 1000 millones, que permitieron ampliar la capacidad productiva. "El aumento en la oferta de carne de cerdo contuvo los precios internos de los cortes porcinos provocando una sustitución en el consumo de carne vacuna y avícola por carne de cerdo", se afirma. El punto que deberá resolver la industria queda para el sector externo. No tanto en las ventas al exterior, que "todavía permanecen marginales", sino más bien en cuanto a la importación de stocks. Según el informe, en lo que va del 2016 las compras al exterior tuvieron un fuerte incremento en volúmenes creciendo un 95% respecto a 2015. La situación generó protestas y malestar, a mitad de año, de productores agrupados en Federación Agraria Argentina (FAA), que se manifestaron contra la apertura de importaciones provenientes de Brasil. "Se triplicaron los costos de producción durante los últimos meses y a la par se incrementaron las importaciones de Brasil y Dinamarca", había afirmado Omar Príncipe, presidente de la FAA.

Fuente: Cronista

Te puede interesar