Mauricio Macri y el papa Francisco

A la 10.18 hora local (5.18 de la Argentina), y a bordo del Maserati azul en el que se movió desde que arribó a esta capital italiana, el presidente Mauricio Macri ingresó junto a su familia al Vaticano por la puerta del Perugino, en uno de los laterales de la Santa Sede, para reunirse con el Papa Francisco.

Acompañado por su mujer, Juliana Awada, y sus hijas Antonia, Valentina y Agustina -estas dos últimas de sus respectivos matrimonios anteriores-, Macri entró a la Santa Sede también junto a algunos de los integrantes de la comitiva, como el embajador argentino ante el Vaticano, Rogelio Pfirter.

Se espera que después del saludo entre Su Santidad y la familia presidencial, Macri y Francisco hablen a solas durante un largo rato.

Horas antes, el jefe de Estado le aseguró a Infobae que está "muy bien" en la previa del esperado encuentro. Desde la llegada del Presidente a Roma, en la comitiva oficial se respiraba un clima distendido y más que optimista ante la reunión privada que hoy por la mañana el Presidente y su familia mantendrán con Su Santidad. "No hay ninguna razón para pensar en que la reunión no saldrá bien", aseguró la canciller, Susana Malcorra, en el lobby del hotel.

Macri llevó desde Buenos Aires un regalo para el Sumo Pontífice que simboliza "una de las preocupaciones centrales de la agenda internacional del Papa", anticiparon sin más precisiones fuentes del Gobierno a Télam.

Se trata del segundo encuentro entre ambos en el año y el cuarto desde que Francisco fue entronizado el 19 de marzo de 2013.

Al finalizar el encuentro, a las 7 hora argentina, está previsto que el Presidente brinde una conferencia de prensa en la embajada argentina ante la Santa Sede, a metros de la Plaza San Pedro, y luego participará de una reunión con más de treinta embajadores argentinos acreditados en Europa en el hotel Meliá de Roma.

En tanto, el domingo, Macri y una comitiva que integran entre otros Malcorra, el secretario de Asuntos Estratégicos Fulvio Pompeo, el vocero presidencial Iván Pavlovsky, el secretario de culto Santiago de Estrada y el subsecretario de esa cartera Alfredo Abriani participarán de la ceremonia de canonización de Brochero.

Presidida por el papa Francisco, la ceremonia marcará al "cura gaucho" (1840-1914) como el primer santo de la historia nacido y muerto en el país y se espera la llegada de más de 35 obispos, 100 sacerdotes y 800 fieles desde Argentina.

Fuente:Infobae