Anuptafobia: miedo a no encontrar pareja

NOTICIAS DE INTERES 15/10/2016
La presión por tener novio es una de las cosas más comprensibles en el mundo en el que vivimos donde todo está hecho para dos.

En el mundo en el que vivimos: todo está organizado para estimular el deseo de encontrar una pareja y tener hijos. Así, tradicionalmente el éxito está asociado en cierta manera a tener un novio/a y tener descendencia con él o ella. Igualmente, muchas personas no sientan esa necesidad en un principio, pero la pueden desarrollar llegados a una determinada franja de edad donde el ocio parece reducirse de forma drástica ya que  muchos amigos ya encontraron pareja y el tiempo del que disponen para divertirse, o para charlar, es menor.

El proceso de encontrar pareja puede ser divertido y suceder de una forma natural, pero también puede ser un proceso totalmente tortuoso y angustiante. Una de las líneas que separan a uno de lo otro es la forma en la que las personas entienden y disfrutan o no de su soltería.

Existen personas que viven su soltería no como un medio para encontrar pareja, sino como un estado pleno en sí mismo. No es que deseen estar solas o en pareja, lo que desean es estar tranquilas y con una vida en la que predominen las emociones positivas. Estar en pareja, por lo tanto, sería un factor positivo más, que añade un componente de compañía, intimidad y cariño; que suma, pero que no es imprescindible para sentirse bien.

Sin embargo, otras personas creen que la soltería es algo “antinatural” y socialmente limitante; que los hace más vulnerables a experimentar experiencias negativas.

El comportamiento de las personas con anuptafobia responde a un patrón de ansiedad y obsesión en torno a la idea de tener pareja. Las personas más allegadas a estas personas son las que sufrirán más esta obsesión, ya que cualquier proposición o vivencia de ocio no resultará satisfactoria si no se encamina a encontrar pareja.

Las personas con anuptafobia tienen un grave problema de autoestima, propiciado quizás por anteriores rupturas traumáticas.

Algunos detalles que nos pueden revelar que estamos ante una persona anuptafóbica:

Victimización excesiva por estar sin pareja.

Promiscuidad y comportamientos límite.

Categorización de las personas de su alrededor en “personas con o sin pareja”.

Cuestionan las relaciones sentimentales ajenas, especialmente las que no están relacionadas con el compromiso por considerarlas “inmaduras o vacías”.

Suelen empalmar una relación con otra, sin importar demasiado las características del romance.

Suelen fundirse con los gustos y opiniones del cónyuge por temor a un nuevo abandono.

Por tanto, el comportamiento de una persona con anuptafobia suele ser lo bastante pronunciado y llamativo respecto a un simple deseo y búsqueda de pareja.

Esta tendencia causa más dolor y malestar del que se piensa en un grupo amplio de la población, que siente que el estar en pareja es el único medio de validarse y estar en el mundo.

Sentirnos la mitad y no enteros, buscar a alguien para ser y no simplemente para estar más feliz siempre es un camino equivocado.

Te puede interesar