El rey de Marruecos encargó al líder del partido islamista la formación de gobierno

INTERNACIONALES 11/10/2016
Mohamed VI nombró al islamista moderado Abdelilah Benkirane primer ministro, tres días después de las elecciones legislativas en las que se impuso y le encargó la formación del gobierno.
Ampliar
Abdelilah Benkirane

El rey de Marruecos, Mohamed VI, nombró este lunes al islamista moderado Abdelilah Benkirane primer ministro, tres días después de las elecciones legislativas en las que se impuso su partido, y le encargó la formación del gobierno, en coalición, para el país norafricano.

El líder del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que obtuvo en los comicios del viernes pasado 125 escaños de los 395 que había en juego en la cámara baja del parlamento, fue recibido por el monarca en su palacio de Casablanca, la capital administrativa de Marruecos.

Benkirane, que es a la vez secretario general del PJD, ya presidió el gobierno saliente.

El PJD, de corte islamista moderado, que gobierna desde 2011 en coalición con los liberales, los comunistas y los fieles a la monarquía, fue la fuerza más votada, pero no logró la mayoría absoluta -un total de 198 escaños-, por lo que se ve obligado a hacer alianzas.

"Puedo confirmar que su Majestad le ha nombrado [a Benkirane como el nuevo primer ministro", afirmó Mustafá Ramid, también miembro del PJD, tras la designación, citado por la agencia de noticias EFE.

Tal y como dicta la Constitución de Marruecos que se reformó en 2011 tras las revueltas de la Primavera Árabe, el jefe de gobierno será aquel partido que consiga más votos en las elecciones parlamentarias y será nombrado por el rey.

Sin embargo, no está escrito si es el líder de la agrupación política quien debe ser designado.

Por eso mismo, se termina con las continuos rumores que no situaban a Benkirane en la cabeza del próximo mandato en Marruecos, lo que supondrá una reválida de su poder, la primera vez que ocurre en el reino alauíta desde la proclamación de su independencia.

Estas elecciones, las segundas legislativas desde la Primavera Árabe de 2011, donde el rey fue despojado de muchos de sus poderes, apuntan a un claro bipartidismo donde su rival, los liberales del Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), obtuvieron 55 escaños más respecto a los comicios anteriores, obteniendo 102 diputados, un incremento que dejó al resto de partidos políticos muy debilitados.

Ahora el islamista PJD tiene la ardua tarea de formar la coalición y saber con quién tiene que hacerlo.

Fuente: Télam

Te puede interesar