Antes de un debate crucial, un aislado Trump acumula rechazos internos

INTERNACIONALES 09/10/2016
"Hay cero posibilidades de que me rinda. De hecho nunca me rindo", enfatizó Trump hoy en una entrevista al periódico The Wall Street Journal.

Criticado por su compañero de fórmula y hasta por su esposa por sus insultos a las mujeres, el candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, deberá enfrentar mañana el segundo debate a un mes de la elección presidencial contra la aspirante demócrata Hillary Clinton.

"Hay cero posibilidades de que me rinda. De hecho nunca me rindo", enfatizó Trump hoy en una entrevista al periódico The Wall Street Journal, en la que negó que su campaña esté "en crisis" y aseguró que el apoyo que está teniendo es "increíble".

El republicano salió a replicar los pedidos de renuncia y rechazo, que llegaron de varios senadores de su formación, el candidato a la Vicepresidencia, Mike Pence, y hasta de su mujer, Melania Trump, quienes se declararan "ofendidos" por el vídeo de 2005 que reproduce comentarios ofensivos sobre las mujeres.

"Como marido y padre, me sentí ofendido por las palabras y acciones descritas por Donald Trump en el vídeo de hace 11 años divulgado ayer", afirmó Pence en un comunicado.

"No apruebo sus comentarios y no puedo defenderlos. Agradezco que él haya expresado arrepentimiento y se haya disculpado ante el pueblo estadounidense", subrayó el gobernador.

"Esperamos la oportunidad que él tiene de mostrar lo que alberga en el corazón cuando se dirija a la nación mañana por la noche", agregó Pence, en referencia al segundo debate presidencial que enfrentará el domingo a Trump y su rival demócrata, Hillary Clinton, que se prevé estará centrado en los recientes derrapes del candidato conservador.

"Las palabras que mi marido usó son inaceptables y ofensivas para mí", afirmó, por su parte, la ex modelo de origen esloveno y tercera esposa de Trump, Melania, en un comunicado.

"Eso no representa al hombre que yo conozco", subrayó Melania Trump.

En el video -filtrado al diario The Washington Post- el magnate inmobiliario realizó numerosos comentarios machistas y vulgares y reconoció una relación adultera.

Varios senadores republicanos pidieron hoy que el candidato abandone la carrera presidencial tras la emisión del video.
"El carácter importa. @realDonaldTrump obviamente no va a ganar. Pero él puede todavía hacer algo honorable. Echarse a un lado y dejar intentarlo a Pence", afirmó hoy en su cuenta de Twitter el senador por Nebraska, Ben Sasse, en alusión al aspirante republicano a la Vicepresidencia, Mike Pence.

En la misma línea se manifestó, a través de un comunicado divulgado en la misma red social, el senador por Idaho Mike Crapo.
"No nos equivoquemos. Necesitamos un liderazgo conservador en la Casa Blanca. Urjo a Donald Trump a echarse a un lado y permitir al Partido Republicano proponer un candidato conservador como Mike Pence que pueda derrotar a Clinton", afirmó Crapo.

Trump ha prometido que en adelante será “un mejor hombre”, tras la difusión de estos comentarios vulgares, pero el nuevo escándalo promete convertirse en tema obligatorio en el segundo debate presidencial de mañana en St. Louis (Missouri), a las 20 hora local (22 de Argentina).

A un mes para la elección, la difusión del video, hecho mientras Trump se preparaba para grabar en el set de una popular telenovela, ha creado la mayor tormenta política hasta ahora para el republicano, y fortalece aún más a su rival demócrata, Hillary Clinton.

Ambos candidatos son concientes de lo mucho que se juegan en el debate de mañana, un encuentro en el que la mitad de las preguntas las harán votantes indecisos de esa ciudad que han sido seleccionados por la consultora Gallup.

El riesgo es mayor para Trump, cuya actuación en el primer debate le perjudicó en las encuestas y ante la ola de críticas de hoy.
Mientras Clinton ha pasado los últimos días encerrada con sus asesores para practicar su lenguaje corporal y su estilo a la hora de responder directamente a las preguntas de los votantes, Trump le ha dedicado menos tiempo porque no necesita "ensayar cómo ser humano", según dijo la semana pasada al diario The New York Times.

Aún así, sus asesores le han obligado a mantener encuentros informales para prepararlo y evitar que repita la improvisación que marcó su primer debate, especialmente dada su escasa experiencia interactuando con votantes indecisos.

Fuente: Télam

Te puede interesar