14 trucos psicológicos para bajar de peso

SALUD 08/10/2016
Es importante cuidar tu alimentación y hacer ejercicio, pero también es necesario prestar especial atención a tus emociones.

Para seguir una dieta y bajar de peso se requiere de una voluntad extra que puede ser boicoteada por emociones negativas. Los factores psicológicos pueden hacer que tu alimentación se guíe más por tus emociones que por tus necesidades nutricionales. Por eso, es clave tener en cuenta estos 14 trucos de la mente antes de iniciar el plan para bajar esos kilitos de más.

1-Hay que cambiar la actitud
Esto es clave para iniciar cualquier cambio en tu vida. Al iniciar tu dieta pensá en todos los aspectos positivos que conseguirás: un cambio de hábito, un cuerpo más estilizado, una sonrisa en tu cara porque lo estás logrando, menos flaccidez, entre otros. Esto te mantendrá motivada.

2-Ponete objetivos
Cuando son realistas y alcanzables, las metas son mucho más gratificantes. Escribí una lista de lo que querés lograr y pégala en un lugar donde todos los días puedas visualizarla. De este modo, estarás preparando a tu mente para una gran transformación.

3-Cumplí los horarios
Es necesario ser muy disciplinados con los horarios de comida, para bajar de peso. Respetalos  y sobre todo respetate vos. Ponerte en orden es fundamental para no claudicar y no caer en tentaciones.

4-No te obsesiones con la balanza
Con que nos pesemos todos los días la balanza no baja sola y eso solo hace que ganemos una obsesión. Lo más recomendable es pesarte una vez por semana, siempre el mismo día y a la misma hora para llevar un registro. No te olvides que todo lleva su tiempo, tendrás que ser muy paciente y constante.

14 trucos psicológicos para bajar de peso - Imagen 2

5-La ya sabida actividad física
Hacer ejercicio cambiará tu estado emocional, trata de que sea algo que te guste hacer y que sea fácil de incluir en tu vida. No solo sirve para sentirse mejor y quemar calorías, estar en contacto con tu cuerpo hace que la dieta tenga un mayor sentido en tu mente. Hacer deportes te reporta múltiples beneficios a nivel psíquico, que pueden hacer que empieces a vivir la vida de un modo más saludable y la comida pase a ser mucho menos importante para vos.

6- Quitá de tu vista los alimentos que no quieras comer
Si tenés ante tus ojos alimentos que para vos son tentaciones irresistibles (normalmente suelen ser alimentos ricos en grasa o azúcar), te va a ser más difícil no probar un mordisco. Estimulá tu vista con alimentos sanos: poné a la vista fruta fresca y alimentos sanos, y escondé refrescos, comida chatarra y dulces.

7- Liberate  de la ansiedad
Hay muchos malos hábitos a la hora de comer que están sustentados por el mismo factor común: la ansiedad. Estar ansioso puede llevarte a comer entre horas y/o a comer más de la cuenta. Si lográs controlar tu ansiedad, notarás que no sientes tanta necesidad de comer.

8- Nunca vayas a comprar al supermercado con hambre
Está más que demostrado que ir de compras con el estómago vacío es una mala elección. Al tener hambre, vas a ser más proclive a comprar alimentos que te seduzcan por los ojos, sobre todo aquellos que contengan altas dosis de glucosa (azúcares), que es precisamente lo que te falta en la sangre cuando estás hambriento. Tampoco vayas a comprar enojado, también tenderás a comprar de más.

9-Poné poca comida en el plato
Por la misma razón que ir a comprar con hambre te hace tomar malas decisiones, lo mismo ocurre cuando estamos hambrientos y nos vamos a servir comida en el plato. Tendemos a ponernos demasiada cantidad. Si  ponés menos, probablemente comerás lo suficiente pero no hasta el punto de sentirte hinchado y no acumularás calorías que no necesites.

10-Comé despacio
Cuando comemos, la señal que envía el estómago al cerebro para indicarle que ya se siente saciado tarda 20 minutos en llegar. Si comés lentamente y sin apuros, te notarás saciado y evitarás ingerir más comida de la que tu cuerpo te demanda. Si por el contrario comés apurado, ingerirás más calorías. Dale tiempo a tu organismo y él te dirá cuándo es suficiente.

11-No pongas demasiados ingredientes en el mismo plato
Solo poné dos ingredientes a la vez en el mismo plato (sin tener en cuenta el aceite, la sal, etc.). Si ponés muchos ingredientes tenderás a percibir la comida como un goce. La idea no es que empieces a odiar la comida, pero la sobriedad en la mesa juega a tu favor a la hora de controlar el apetito y adelgazar.

12-Perder peso es un proceso lento y constante
Es habitual que algunas personas que realizan dietas especiales para adelgazar terminen frustradas por no conseguir  los resultados deseados en el tiempo que habían estimado. Las dietas para perder peso deben orientarse de forma que la evolución sea constante y duradera, no abrupta y a los dos meses volver a estar igual o peor. Por eso, es importante que te mentalices que tener un cuerpo libre de grasa no es un compromiso al largo plazo.

13-La importancia de lo espiritual
Aunque algunas personas no le den la trascendencia que merece, la meditación, el sentirse bien con uno mismo y la autoestima  son factores cruciales para conseguir rebajar el exceso de kilos. Una actividad que aúna lo espiritual y lo físico y que tiene resultados magníficos es el yoga.

14-Tomá conciencia de lo que comes e infórmate
Conocer los ingredientes de los alimentos que consumís es clave a la hora de perder peso. La información es poder. Cuando vamos a comer fuera, no disponemos de esa información y es probable que comamos mal y nos atiborremos de grasas saturadas y azúcares. Si comprás tu propia comida y te fijás en el aporte nutricional de cada alimento, irás tomando conciencia progresivamente de qué es lo que le sienta bien a tu cuerpo.

Te puede interesar