El Estado Islámico ejecutó cerca de 1.900 personas en Siria en el último semestre

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El grupo extremista creó un "Califato Islámico" en partes de Irak y Siria. Cuenta con cerca de 70.000 combatientes, maneja pozos petroleros y ha conseguido robar un arsenal que ya lo posiciona como un ejército convencional.
Ampliar
Cristiano crucificado en Raqa (Siria).

El informe de la organización sostiene que al menos 1.175 de los ejecutados eran civiles y fallecieron por disparo de bala, degolladas, decapitadas o lapidadas. 

La cifra sería mucho mayor si se lograra contabilizar el número de muertes en Irak. A diferencia de Siria, donde el observatorio se convirtió en el único monitor externo del saldo de muertos en la cruenta y larga guerra civil, en Irak ninguna organización hace ese trabajo y desde hace medio año que el norte y el oeste del país se convirtieron en un agujero negro para la prensa internacional.

ISIS controla un cuarto del territorio iraquí y un cuarto del territorio sirio. Abu Bkar Al Bagdadi, su líder, ha declarado la fundación de un "Califato Islámico", en los territorios controlados por su organización, que cuenta entre sus filas con 70.000 combatientes, muchos de ellos con pasaporte europeo.

La banda terrorista ha conseguido robar a los ejércitos sirios e iraquí armas tan sofisticadas como tanques y jets de combate, pero aún no cuenta con capacidad operacional para desplegarlos sobre el terreno de batalla. Además controla el 75% del mercado petrolero sirio y varios pozos en Irak.

ISIS impone una interpretación extremista del Corán, y suele condenar a muerte a civiles bajo su yugo por motivos como el robo, el adulterio, practicar otra religión diferente al Islam, fumar o beber alcohol.

Simón DERONDA

Redacción Internacionales

Te puede interesar