Siguen la pista de una misteriosa mujer por la muerte de Benedit

POLICIALES 14/01/2015
Detectaron llamadas con el financista. Creen que ella lideraba una banda dedicada a la falsificación de dólares.

Al analizar el teléfono celular de Mariano Benedit (31), el asesor financiero que apareció con un tiro en la sien en la Costanera Sur el 17 de diciembre pasado, los investigadores del caso encontraron un dato que les llamó mucho la atención: el joven había tenido varias llamadas con una misteriosa mujer que sería la cabecilla de una banda especialista en la falsificación de dólares.

La mujer que habría estado en comunicación con Benedit días antes de su muerte es Elizabeth Eva Alcedo Sánchez. La sospechosa nació en Perú pero tiene nacionalidad argentina. "Creemos que Alcedo Sánchez ya se fue del país y que está en Perú, donde nadie la busca", dijo a Clarín una fuente policial.

Según los registros de ese país, la mujer figuraba como agente de viajes, la misma actividad comercial que Benedit utilizaba como "pantalla". "Él tenía un negocio de cambio de dólares y préstamos. Prestaba y pedía. Las tasas eran muy altas. La ‘cueva' funcionaba bajo la pantalla de una agencia de turismo. Parte de la investigación intenta determinar que a través de este lugar ingresaban dólares falsos (traídos al país desde Irán) y se ‘licuaban' para ingresarlos al mercado", dijo un investigador a Infojus, la agencia de noticias del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

Para los investigadores la hipótesis central es que el financista se suicidó. Sin embargo, todavía no descartan que haya podido ser inducido a tomar esa decisión. El joven estaba pasando una crisis económica (debía 750.000 dólares) y ese podría haber sido el motivo del trágico final.

Pero hay puntos oscuros que no fueron resueltos: el día de su desaparición Benedit retiró de la financiera familiar unos 250.000 dólares. Ese dinero nunca apareció. La moto en la que andaba ese día tampoco fue hallada.

La familia del financista no aportó datos que pudieran ayudar en la investigación. Su esposa, Angeles Fornieles, declaró que no sabía cuáles eran los negocios que hacía su marido. Sus hermanos desde un principio aclararon que el joven no trabajaba con ellos. Sin embargo, el día de su desaparición estuvo en la empresa familiar. Su socio tampoco aportó datos. "Es muy extraño que la familia no conozca nada de los negocios de la víctima", resaltó un investigador.

La fiscal del caso, Graciela Bugeiro, recibirá en éstos días los resultados de peritajes a los elementos encontrados en el lugar donde fue hallado el cuerpo del financista: su mochila, su celular y su computadora. Además habrá informes de cámaras y otras computadoras encontradas en allanamientos que se realizaron

Te puede interesar