Según estimaciones privadas, la baja en las reservas y el déficit fiscal condicionarán el 2015

ECONOMÍA 25/12/2014
Para Fundación Mediterranea, la caída del PIB de 2014, en torno a 2,0%, refleja el ingreso de la economía en una nueva dinámica, con mayor incidencia del impuesto inflacionario y en la que la falta de confianza y la pérdida de competitividad erosionan los motores del crecimiento.

La actividad económica cerraría este año con una retracción "en torno a 2 por ciento", según estimó un informe de la Fundación Mediterránea, que planteó que el nivel de las reservas y el déficit fiscal "condicionan los escenarios económicos de 2015". 

Al hacer un balance de este año, explicó que "la escasa competitividad y la creciente desconfianza ante los desequilibrios fundamentales de la economía frena las decisiones de inversión y de compra de bienes durables, que sumado a la licuación salarial de 2014 hicieron que el PBI baje alrededor del 2 por ciento este año, cuando en 2013 había aumentado 2,9 por ciento".

Según el análisis, esta caída de 2 por ciento en el PBI "refleja el ingreso de la economía en una nueva dinámica, con mayor incidencia del impuesto inflacionario y en la que la falta de confianza y la pérdida de competitividad erosionan los motores del crecimiento".

"Cerrando el año 2014 se observa mayor tranquilidad en materia financiera que al inicio del mismo, con cierta calma en el mercado cambiario, aunque con un balance sumamente negativo en la economía real, en que sólo el sector agropecuario no mostraría números rojos (gracias a la buena cosecha y altos precios de los granos en la primera parte del año), y donde la mayor caída se detecta allí donde resulta más necesaria la confianza (bienes de consumo durables o bienes de inversión, como automotores, electrodomésticos y maquinaria agrícola)", destacó.

Según sus estimaciones, sin contar ingresos extraordinarios, el resultado financiero del sector público sería negativo este año en 216,4 mil millones de pesos, y el rojo ascendería a 315,4 mil millones de pesos para 2015. Además, calculó que la emisión monetaria del Banco Central "necesaria para financiar al sector público rondará este año los 150 mil millones de pesos". De cara al 2015, evaluó que "lo más factible es que se decida que el tipo de cambio siga levemente por detrás a la inflación el año próximo, tratando de no incitar a la misma, pero a la vez no permitiendo que el tipo de cambio se atrase demasiado, pues ello podría afectar adicionalmente al empleo y a la entrada de dólares por exportaciones".

"Que se logre esa trayectoria suave en 2015 para el tipo de cambio dependerá en gran medida del nivel de las reservas del BCRA, y estas pueden abastecerse principalmente por dos razones, unas más genuinas (exportaciones, inversión extranjera directa, endeudamiento internacional a largo plazo) y otras menos genuinas (endeudamiento internacional a corto plazo, adelantos de exportadores, etc.)", señaló.

A su criterio, "dada la situación pre-existente, lo más probable es que el gobierno inicialmente insista con las fuentes menos genuinas de ingreso de divisas a las arcas del BCRA". Según su visión, "un nuevo intento de colocar BONAR 24 por 3 mil millones de dólares es factible en función de evitar una caída adicional de las importaciones en 2015". Sin embargo, afirmó que "para tener chances de un rebote del nivel de actividad sería necesario un acuerdo rápido con los holdouts, tarea que no parece tan sencilla".

"Resolver los actuales problemas fundamentales de la economía requiere de credibilidad, una visión diferente y posiblemente soportar costos políticos iniciales. El gobierno actual no tiene ni quiere nada de esto en su último año, de modo que lo más probable es que intente lograr un nuevo puente hasta el 2015, para que sea la próxima gestión la que se encargue de resolver aquellos grandes desafíos. Ese puente se llama dólares para las reservas del BCRA y de que lo logre dependerá esencialmente lo que ocurra con el nivel de actividad en 2015", concluyó.

Te puede interesar