Lo torturaron al agarrarlo robando: perdería un ojo

NOTICIAS DE INTERES 19/12/2014
Se trata de un menor que fue sorprendido infraganti en una vivienda de barrio Dos de Junio, en la ciudad de Córdoba. El padre del menor denunció al matrimonio dueño de casa y al hijo.

El padre de un menor, de 15 años, que fue sorprendido robando en un domicilio de Córdoba Capital, denunció a una familia que lo halló in fraganti de propinarle una paliza y lesiones por las que afirma el chico perdería un ojo.

El hombre, alertado por los propios vecinos de que su hijo había sido detenido por robar, salió de su casa y vio al joven dentro del móvil.

Ante eso, uno de los habitantes del barrio le dijo: "Denuncie a tu hijo porque entró a robar y se quiso llevar algunos elementos".

El papá del muchacho no reaccionó ante los dichos del vecino, y horas más tarde lo fue a buscar a la comisaría porque al ser menor había quedado en libertad. Ahí se dio cuenta de que el chico tenía varios moretones, algunos muy visibles, en la zona de un ojo y la cabeza.

Frente a ello, le preguntó al hijo si había sido algún policía que le había pegado, y el joven le respondió que fueron los vecinos.

Relató que cuando fue sorprendido robando por la dueña de casa, la mujer empezó a golpearlo, lo ataron y luego siguieron pegándole.

Incluso dijo que en una reacción reacción violenta de la dueña de casa, ésta agarró una tijera de cortar el pasto y provocó una herida importante en la zona del ojo.

El padre del menor narró que su hijo debió ser operado en el ojo dañado y advirtió sobre la posibilidad de que su hijo pierda ese órgano.

El hombre radicó la denuncia ante la Justicia, y la causa recayó en la fiscalía de Pedro Caballero.

"Vamos a investigar y a pedir el sumario al juez de Menores. Analizaremos la verosimilitud de la denuncia", dijo Caballero a Cadena 3.

Los acusados de haber actuado bajo la supuesta figura de exceso en legítima defensa son el matrimonio y un hijo, de barrio Dos de Junio.

Te puede interesar