"El hincha de Boca es el único que no conoce la depresión aún en los momentos más amargos"

DEPORTES 28/12/2014
Palabras de el periodista y escritor Juan Becerra explicó la pasión de los simpatizantes xeneizes. En el libro "Con el corazón en la Boca" once autores narran su historia teñida de azul y amarilla.

"Once relatos. Once pasiones que se multiplican en cada corazón Xeneize, en las tribunas, en la calle y también en la literatura. Crónicas de un sentimiento donde se entremezclan recuerdos, homenajes, la vida misma de cada uno de estos autores que crecieron bajo los colores azul y oro", se autodefine el libro compilado por Sergio Olguín y que reúne a un primer equipo de plumas para contar ese sentimiento tan particular de ser hinchas de Boca.

Ocho hombres y tres mujeres, diez argentinos y un peruano, todos escritores que muestran desde distintas ópticas qué es ser simpatizante de uno de los equipos más populares de Argentina y del mundo.

El elenco de plumas que reunión Aguilar para "Con el corazón en la Boca, relatos de una pasión" forma con: Liliana Heker, Juan Sasturain, Martín Caparros, Betina González, Andrés Neumán; Ana María Shua, Juan Becerra, Sergio Olguín (compilador); Iván Thays, Eugenia Zicavo y Martín Kohan.

Todos literatos que dejan su lugar en el mundo intelectual para volver al tablón. "Para el espectador, un partido de futbol es un hecho que no puede adivinarse de antemano y que se encuadra en el género suspenso: promete un suceso y lo da en forma de universo cerrado donde un día triunfa el arte, otro la avaricia, otro la injusticia, otro la casualidad", explicó Juan Becerra a Infobae.

"A diferencia de otros deportes como el tenis o el básquet en los que para ganar hay que hacer muchos méritos de manera sostenida, el fútbol incentiva por igual las experiencias del mérito y el batacazo. Y ser hincha de Boca, como de cualquier otro club, significa vivir el hecho del fútbol con la ilusión de que fue inventado para nosotros", agregó.

En ese sentido, Becerra define la pasión como "una sociopatía cada vez más sobreactuada" y se pregunta por qué la clase media de la platea de La Bombonera se deja llevar por la "lírica lumpen" de la 12. "No alcanzo a ver con claridad en qué momento el hincha empezó a ser ídolo de sí mismo. Hay un afán galopante de protagonismo. Pero el único protagonista es el jugador. Los demás somos de palo", sostuvo.

Para el autor los simpatizantes son todos iguales sin importar el club al que alienten porque las emociones son intercambiables y "mucho más desde que se autocelebra y siente, por decirlo así, de manera 'industrial'", añadió.

"El hincha de Boca se diferencia porque es seguidor como perro de sulky, y soporta del mismo modo las emociones más dispares. Y es el único hincha de la Argentina que no conoce la depresión aún en los momentos más amargos. Yo diría que somos hinchas clínicamente estables", destacó.

Becerra es el encargado de abrir el libro y en su capítulo hace un decálogo épico de la Bombonera, contando su experiencia personas y la historia de una de los estadio míticos del fútbol mundial. Luego Martín Kohan relata la biografía de un hincha que no nació de Boca e incluye con defensa del juego contraataque para definir su identidad. Sigue Liliana Heker, con los recuerdos de su familia y la emoción que le produjo conocer a sus ídolos ya de adulta sobre el verde césped Xeneize.

Andrés Neuman cuenta lo que es ser un hincha en el extranjero y cómo la pasión nunca muere. Ana María Shua para la pelota y le explica a un extraterrestre el sentimiento bostero.

En el medio de la escena aparece el capitán y compilador Sergio Olguín para relatar su historia familiar a través de los sucesos deportivos de Boca, desde su niñez hasta su adultez y reconstruye como los colores unen relaciones y llevan al perdón.

Betina González cuenta con gracia como quiso hacer feliz a un amigo y terminó convirtiéndolo en "el hinchas más triste del mundo", que por su sensación de traer mala suerte hace todo tipo de sacrificios por el bien del equipo.

El cierre es para Juan Sasturaín, con un ensayo pleno sobre el bosterismo, y Eugenia Zicavo le rinde un homenaje en primera persona al máximo goleador de la historia Xeneize, Martín Palermo, relatando su vida a través de los gritos del "Titán".

 

 

 

Te puede interesar