Desesperado pedido del padre de un niño autista para prohibir la pirotecnia

Un padre de Buenos Aires juntó ocho mil firmas para que la pirotecnia sea prohibida. Su hijo sufre autismo y las fiestas son una tortura para la familia.
CAMPAÑA RAFAELA SIN PIROTECNIA
¿Cómo percibe el mundo un autista?

"Soy Marcos, y se acerca la época más horrible para mí y mi familia: las Fiestas. Mi hijo, Ezequiel, es autista y se asusta mucho con las explosiones de los fuegos artificiales. No hay lugar de la casa en donde se pueda proteger, porque se escuchan desde todos lados".

Con esa explicación Marcos Goldschmidt, de Buenos Aires, papá del chico de 17 años, pide prohibir el uso domiciliario de pirotecnia en el país.  

"Se supone que las fiestas son fechas de celebración, pero para Ezequiel y nuestra familia son casi una tortura. Te pido que me apoyes para que se prohíba la pirotecnia", escribió Marcos en el sitio www.change.org, donde es posible realizar peticiones públicas y juntar firmas para que sean tenidas en cuenta.

Hasta hoy, el pedido de Marcos sumó la firma de ocho mil personas.

"Por cada cañita voladora, petardo, que se tira, veo a mi hijo con cara de horror, tapándose las orejas y buscando, inútilmente, un lugar donde estar tranquilo. Realmente no lo puedo ver así, y ya probamos todo: tapones auditivos, auriculares. ¡Nada funciona! Cada vez que escucha una explosión su cara de pánico me parte el alma", describe.

En su carta dirigida a senadores y diputados de las comisiones relacionadas a la salud, discapacidad, derechos humanos y familia, sugiere "terminar con los lanzamientos de pirotecnia casera en todo el territorio argentino, por los que menos se pueden expresar como son los bebés, las personas autistas y por los animales. Todos ellos sufren con cada cañita voladora o rompe portón que se tira".

CAMPAÑA RAFAELA SIN PIROTECNIA

En nuestra ciudad el Concejo Municipal aprobó en setiembre de 2013 el proyecto enviado por el Departamento Ejecutivo para introducir una serie de modificaciones a la Ordenanza Tributaria con el fin de elevar los gravámenes impositivos que se aplican a la comercialización de pirotecnia.

Con esta iniciativa, se pretendía condicionar la apertura de nuevos negocios o la rehabilitación de los existentes, al elevar el costo del Derecho de Registro de Inspección a una suma cercana a los 3 mil pesos para minoristas y 5 mil pesos para mayoristas.

Además en el mes de diciembre del mismo año, el Concejo aprobó otra ordenanza que prohíbe la venta de bombas de estruendo en la ciudad al entender que las mismas son las más perjudiciales por la contaminación sonora que provocan.

Aunque estas medidas son un comienzo, no son suficientes. El estruendo que ocasiona la pirotécnia al explotar afecta tanto a humanos como a animales. La gente de Rafaela debe tomar conciencia de esto y solidarizarse. Hacer oidos sordos no es una opción. Existen Muchas otras formas de expresar nuestra alegría que no perjudican a los demás.

SUMATE Y SE UN CIUDADANO SOLIDARIO!

 

Simón DERONDA

Redacción Internacionales

Te puede interesar