Corea del Norte acusó a Estados Unidos por un ataque informático a los medios de su país

INTERNACIONALES 28/12/2014
Corea del Norte responsabilizó hoy a Estados Unidos de los "reiterados" ataques informáticos de los que son víctimas sus principales medios estatales, y acusó al presidente Barack Obama de "forzar" el estreno del filme "The Interview" el día de Navidad.

Un portavoz de la Comisión Nacional de Defensa Norcoreana puntualizó que las páginas web medios estatales como la agencia KCNA y la del diario Rodong del Partido de los Trabajadores sufrieron en las últimas horas caídas intermitentes por quinto día consecutivo, que según Pyongyang fueron provocadas por Washington.

"Estados Unidos, un gran país, ha empezado a obstaculizar las operaciones de internet de los mayores medios de nuestro país y sin vergüenza alguna", señaló el vocero, que se refirió por primera vez a los problemas de estas páginas.

A todo esto, "Una vez más, queremos dejar claro que Corea del Norte no tiene nada que ver con los ataques de 'hackers' a Sony Pictures" (SP), declaró el vocero a la citada agencia KCNA.

En este sentido, en el marco de indicar que Pyongyang no es responsable alguna respecto al hackeo, instó a la Casa Blanca a presentar pruebas de sus acusaciones.

"Si Estados Unidos quiere seguir culpándonos, debería ofrecer pruebas lo antes posible. Y si no, podrían llevar a cabo una investigación con nuestra colaboración", añadió la fuente norcoreana.

"¿Qué sucedería si alguien hiciera una película sobre ataques terroristas o animando al asesinato de Barack Obama? ¿Seguiría EE.UU. defendiendo la libertad de expresión?", se preguntó el portavoz.

Pyongyang recurrió a un tono más beligerante a la hora de señalar directamente a Obama como "principal culpable de forzar el estreno de la película el día de Navidad", citó la agencia de noticias EFE.

"Obama siempre habla de forma imprudente y actúa como un mono en una selva tropical, y ha tratado de minar la dignidad de nuestro liderazgo supremo", señaló el portavoz en alusión a la película, una comedia sobre un complot estadounidense para asesinar al líder norcoreano, Kim Jong-un.

Un ignoto grupo llamado "Guardians of Peace" ("Guardianes de la Paz") se atribuyó el ciberataque, e incluso advirtió que sembraría el terror en los cines que mostraran la película y comparó su plan con los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Las reacción de las principales salas de cine del país del norte fue la de negarse a proyectar el film por temor a sufrir ataques terroristas.

Por su parte, SP anunció el pasado día 17 la cancelación del estreno de "The Interview", previsto para el día de Navidad, aunque después se retractó y el filme fue finalmente proyectado en salas independientes.

El presidente de estadounidense, a su vez, aplaudió el martes último esa decisión empresaria, tras haber calificado unos días antes de "error" la cancelación de su estreno.

Corolario de esta verdadera historia de película es que la polémica que la rodea despertó una gran expectación y favoreció la asistencia masiva en su estreno en la jornada navideña, recaudando cerca de un millón de dólares en los 300 cines independientes de EE.UU. que lo tienen en cartelera.

Te puede interesar