10 de Diciembre !!VIVA LA DEMOCRACIA!!

PERSONAJES 24 10/12/2014
El homenaje de R24N al padre de la Democracia RAUL RICARDO ALFONSIN ,en estos 31 años de vida Republicana.
Dr. Raúl Ricardo ALFONSIN

 

Para rendir este homenaje al Dr. ALFONSIN, voy a tomar una nota de un amigo Personal, éste artículo y el famoso discurso que al día de hoy sigue más vigente que nunca es el sencillo homenaje de todo el equipo de R24N a la Democracia Argentina en estos 31 años de vida Republicana.

“Al Dr. Alfonsín”

“Al Dr. Alfonsín”

 

Corría abril de 1982, los argentinos estábamos más que eufóricos por la supuesta victoria que estábamos obteniendo en Malvinas; el clima triunfalista era increíble, los militares que nos gobernaban nos mentían descaradamente y la gran mayoría de los ciudadanos festejábamos en las plazas. En medio de semejante demostración de júbilo escuché un reportaje que le hacían a un tal Raúl Ricardo Alfonsín que realmente me sorprendió y, como si fuese hoy, recuerdos sus conceptos: “ El Gobierno no tiene la más mínima idea de lo que está haciendo, las Malvinas sólo se podrán recuperar por la vía diplomática, esta absurda guerra sólo nos llevará a llorar a hermanos caídos, nuestro rival es uno de los poderosos del mundo”. Me pregunté quién era este Señor, juro que lo primero que pensé fue: “qué agallas que tiene este tipo”. Le pregunté a mucha gente quién era ese tal Dr. Alfonsín y prácticamente nadie de los que me rodeaban me lo supieron decir.
Recordemos que por aquellos años, los partidos políticos estaban proscriptos. Cursaba el quinto año de la escuela secundaria y el destinatario de mis preguntas fue mi querido y recordado profesor de derecho Dr. Luis León (primo del ex senador radical). El me dijo: Alfonsín es un dirigente radical que en las últimas internas presidenciales (1972) se enfrentó al Dr. Ricardo Balbín. Esa fue la segunda vez que me sorprendió Alfonsín, yo lo tenía a Balbín como el gran patriarca radical, intachable e indiscutible.
Sin saber mucho de Alfonsín, ya su figura me despertaba mucha simpatía, me sentí identificado con su espíritu combativo, me gustó que no le tenga miedo a ir en contra de las opiniones generales, lo vi como un tipo diferente.
Cuando culminó la guerra de Malvinas y la sociedad comenzó a exigir una apertura democrática me acerqué al viejo comité de la UCR de Córdoba de Avda. Vélez Sársfield, los primeros meses me encontré con figuras que no le tenían mucha simpatía al Dr. Alfonsín, criticaban sus modos de hacer política, su frontalidad.... Por supuesto fiel a mi estilo me enrolé junto a un grupo de jóvenes que estaban enamorados de la figura de Alfonsín, de su modo de hacer política, de su frontalidad.
Cada día que pasaba, Alfonsín nos enamoraba más, adheríamos a su pensamiento, a sus propuestas. La figura de Alfonsín día tras día nos seguía sorprendiendo, la gente que convocaba, su carisma.
La campaña del ‘83 es un recuerdo imborrable, estábamos aprendiendo a ser libres.
Unos días antes del cierre de campaña, Alfonsín hizo en Córdoba el acto más multitudinario que la historia política de Córdoba recuerde, y al final del mismo, ya entrada la madrugada, a un grupo de jóvenes de franja morada nos dijo: “ganamos por entre cinco y siete puntos”, era tal la seguridad que nuevamente me sorprendió. Nunca había visto a una persona tener tanta convicción de algo.
Ya presidente de la Nación Alfonsín, no me dejó de sorprender: cumplió con la promesa de enjuiciar a las juntas militares, a tan solo dos días de asumir disolvió el ente regulador que censuraba la cultura Argentina, culminó una disputa estúpida con Chile utilizando un método inédito para la época como lo fue la consulta popular, intentó cambiar la burocracia sindical en Argentina, enfrentó los levantamientos Carapintadas, los desgastantes y desestabilizadores paros generales y finalmente el golpe que el poder económico le propició y lo obligó a tener que dejar seis meses antes el Gobierno. En cada uno de sus actos, Alfonsín me sorprendió, siempre hizo lo que sus convicciones le indicaban y siempre puso a la democracia y a la libertad por delante de todo.
Preservó la democracia cuando personalmente fue a campo de mayo a negociar con los facinerosos golpistas. Preservó la democracia y la libertad de los argentinos al dejar su Gobierno seis meses antes, siempre teniendo a los intereses de los argentinos sobre los propios y los partidarios.
Alfonsín nuevamente me sorprendió cuando ya enfermo y sin fuerzas criticó con dureza la determinación del Poder Ejecutivo de adelantar las elecciones legislativas rompiendo las reglas de juego de la democracia.
Y esa sorpresa me lleva a preguntarme: por qué la Unión Cívica Radical no sabe usufructar su legado y ser nuevamente alternativa, más en estos tiempos en donde el Gobierno que nos dirige tiene resabios de autoritarismo que los argentinos no estamos dispuestos a soportar. Cuando el país necesita democracia y libertades, mira a la Unión Cívica Radical.
Quizás sea el momento de sorprenderlo al Dr. Alfonsín y todos aquellos que amamos la libertad, la democracia y el estado de derecho, construyamos una alternativa diferente y superadora. Para el bien de los argentinos, para tener el país que nos merecemos y dejarle a nuestros hijos la Nación que hombres como el Dr. Alfonsín soñaron.

 Dr CARLOS ZIMERMAN

Te puede interesar