Empezó el cese al fuego unilateral dispuesta por las FARC

INTERNACIONALES 21/12/2014
Colombia vive desde el minuto 0 de este sábado una inusual situación de calma en su larga historia de conflicto interno, desde e gobierno destacaron la medida como “un gesto colmado de humanidad en respuesta al clamor generalizado de las víctimas del conflicto” y que remarcaron que al país le queda “un camino, y es la salida política”.

Como las FARC buscaron imponer varias condiciones a ese alto el fuego, y el gobierno las rechazó, esta primera etapa se vive con alguna incertidumbre, aunque también con la esperanza que significó la apertura, hace ya dos años, de los diálogos de paz en La Habana.

En un comunicado emitido por el inicio de la medida, el Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC expresó su satisfacción por "las reacciones constructivas de la gran opinión pública" en torno al cese de hostilidades "de manera unilateral e indefinida con vigilancia nacional e internacional como gesto de desescalamiento del conflicto".

"Cabe anotar que nuestra decisión no es el regalo de una rosa llena de espinas, sino un gesto colmado de humanidad en respuesta al clamor generalizado de las víctimas del conflicto y la expectativa nacional", agregó la conducción de los insurgentes.

El concepto es una referencia directa a declaraciones del presidente Juan Manuel Santos, quien aunque, valoró la decisión del cese del fuego, lo comparó por sus condiciones con el regalo de una rosa que "cuando la abrimos hay un tallo lleno de espinas".

Entre las condiciones no aceptadas por el Ejecutivo, pero que no impidieron el comienzo del alto el fuego, están la veeduría internacional a cargo de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la ONG Frente Amplio por la Paz.

El Frente Amplio por la Paz nació hace un año y está integrado, entre otras organizaciones, por la Unión Patriótica, el Partido Comunista, Marcha Patriótica e integrantes del Partido Verde.

Las FARC condicionaron la continuidad de esta medida unilateral a que no haya acciones de la fuerza pública contra las unidades guerrilleras, posibilidad que tampoco fue aceptada por el Gobierno porque, en los hechos, significaría un alto el fuego bilateral, un punto que la guerrilla propuso antes ya del inicio de las conversaciones.

Santos rechaza de plano esa chance porque puede ser usado por la guerrilla para fortalecerse militarmente y considera que una veeduría internacional solo debe hacerse al final del proceso de paz, cuando esté avanzado el punto del fin del conflicto, el último de los diálogos que se hacen en La Habana con la mediación de Venezuela y Chile y Cuba y Noruega como garantes.

En el texto, las FARC instaron a Santos a "acoger sin reticencias la cesación de fuego y hostilidades ofrecida" y le pidieron que "no se interponga al anhelo de un pueblo que quiere conocer a su país sin el estruendo de las bombas y las ametralladoras".

Desde que se comenzaron las negociaciones de paz en La Habana, en noviembre de 2012, las FARC declararon treguas navideñas, siempre de manera unilateral y únicamente por las fiestas. Idéntica medida adoptaron para las elecciones presidenciales de este año.

"Los colombianos solo tenemos un camino: la solución política del conflicto, el diálogo civilizado para convenir cambios estructurales, que al ampliar la democracia y propiciar el buen vivir, nos permitan inaugurar una larga era de paz y convivencia", agregó la guerrilla.

El cese del fuego llega precedido de ataques en los que murieron ayer 8 militares.
Sobre una eventual verificación al cese al fuego, la ONU dijo esta semana que tiene la disposición y la experiencia para hacer esas gestiones en Colombia siempre y cuando las partes en conflicto lo pidan.

"Naciones Unidas tiene la competencia", indicó el coordinador residente de ese organismo en el país, Fabrizio Hochschild, quien además confió en que con gestos de paz se puede esperar que el fin del conflicto sea una realidad.

El comunicado de las FARC, además, usó el reciente acercamiento entre Cuba y Estados Unidos para alentar las chances de un entendimiento interno que ponga fin al conflicto.

"Solo medidas propias de un mundo civilizado tienen vigencia para solucionar conflictos nunca resueltos. Lo dio a entender (el presidente Barack) Obama a su manera. Ya es hora de entender que un soldado de Colombia no es distinto a un guerrillero de cualquier lugar del mapa de la patria", señaló el grupo.

E insistió: "Sírvase entonces, señor presidente, acoger sin reticencias la cesación de fuegos y hostilidades ofrecida; no se interponga al anhelo de un pueblo que quiere conocer a su país sin el estruendo de las bombas y las ametralladoras".

Te puede interesar