ASESINO. Por revelar datos de desaparecidos, Barreiro puede ser beneficiado con una disminución de condena

NACIONALES 12/12/2014
El ex militar declaró en el juicio por crímenes cometidos en el centro clandestino de detención de La Perla y señaló posible lugares de enterramientos de NN.

BUENOS AIRES.- El ex mayor del EjércitoErnesto Barreiro tiene la posibilidad de tener una disminución en la pena, luego de haber aportado datos sobre el enterramiento de desaparecidos en un centro clandestino que funcionó en Córdoba durante la última dictadura. 

Así lo expresó esta mañana el juez Jaime Díaz Gavier, presidente del Tribunal Oral Federal 1, que lleva adelante el megajuicio denominado "La Perla-Campo de la Ribera", en el que está imputado Barreiro y otros represores. 

Díaz Gavier, en diálogo con radio Continental, contó que Barreiro declaró que de las 25 víctimas, "unos 20 desparecidos fueron ejecutados antes" del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, Y "los otros cuatros serían posteriores" a esa fecha. 

El magistrado aseguró que Barreiro "de ninguna manera aceptó tener ninguna participación" en los delitos, pero al colaborar con la entrega de registros de desaparecidos, "la ley penal prevé la posibilidad de disminuir o atenuar la pena en la medida que el imputado contribuya". 

Ayer, Barreiro señaló supuestas fosas de enterramiento de desaparecidos en la última dictadura, dentro del predio donde funcionó en Córdoba el Tercer Cuerpo de Ejército y en la villa Ciudad América, y además mencionó los nombres de 25 víctimas que estarían allí. 

Según Díaz Gavier, el ex oficial del Ejército "tenía la lista escrita con los nombres, las leyó y dejó la copia al tribunal". 

"Algunas de las personas que nombró se trata de personas que desaparecieron antes del 24 de marzo de 1976", manifestó el juez. 

En tal sentido expresó: "Estos 20 nombres que dan sería pertenecientes a desaparecidos y ejecutados antes del 24 de marzo y los otros cuatro serían posteriores". 

Cuando le preguntaron si Barreiro en su testimonio se hizo cargo de los crímenes de esas personas, Díaz Gavier respondió: "De ninguna manera acepta haber tenido ninguna participación en esos delitos". 

Barreiro, alias "El Nabo", "Gringo" y "Rubio", se desempeñó como jefe de interrogadores del centro clandestino de detención "La Perla", que dependía del Tercer Cuerpo de Ejército, y está acusado de delitos de lesa humanidad tales como secuestros, torturas y homicidios. 

En la Semana Santa de 1987 dio pie al levantamiento de los militares "carapintadas" contra el gobierno del entonces presidente Raúl Alfonsín, negándose a comparecer en la Justicia y atrincherándose en dependencias del Tercer Cuerpo, lo que finalmente desembocó en la ley de impunidad conocida como "Obediencia Debida". 

Tras estar escondido y protegido por sus camaradas en la Brigada de Infantería Aerotransportada IV, en las afueras de Córdoba, huyó también con la complicidad de sus pares. 

Barreiro continuó con su carrera en el Ejército y en 1989 participó de la campaña electoral del entonces candidato peronista Carlos Menem. En 2004, con el levantamiento de las leyes de impunidad, fue requerido por la Justicia pero ya se había fugado a los Estados Unidos. 

Radicado en el estado de Virginia con su esposa, que había puesto un comercio de productos argentinos, finalmente fue detenido y deportado a Argentina para ser enjuiciado. 

Este juicio lleva poco más de dos años. Empezó el 4 de diciembre de 2012, y hasta ahora los jueces Díaz Gavier, Julián Falcucci, José Quiroga Uriburu y Carlos Ochoa escucharon las declaraciones de 428 testigos, entre los que se encuentran sobrevivientes y familiares de víctimas. (DYN)

Te puede interesar