El Estado Islámico secuestró a tres candidatos parlamentarios iraquíes

La milicia radical sunnita capturó a los políticos en la provincia de Nínive, en el norte de Irak, horas después de que un bombardeo de la coalición internacional matara a cuatro yihadistas cerca de la estratégica represa de la ciudad de Mosul.

El jefe del Comité de Seguridad de la gobernación de Nínive, Mohamed al Bayati, citado por la agencia EFE, señaló que una fuerza numerosa del EI los capturó ayer en sus casas, ubicadas en una aldea de la zona de Zingar, a unos 120 kilómetros al oeste de la ciudad de Mosul, y los condujo a un lugar desconocido.

Uno de los secuestrados es Barzan Hamed al Metiuti, candidato de la lista "Árabe", encabezada por el viceprimer ministro iraquí, Saleh al Mutlek.

Los otros dos son el jeque Talal Ali al Metiuti, de la lista "Lealtad para Nínive", presidida por el anterior gobernador de Nínive, Ghanem al Besu y Mohamed Hasan al Metiuti, de la lista "Unificados para la Reforma", encabezada por el vicepresidente iraquí, Osama al Noyeifi.

Los tres pertenecen al clan suní Al Metiuti.

En junio pasado, cuando el EI tomó el control de Mosul, comenzó a secuestrar y ejecutar a varios candidatos y candidatas parlamentarias de la urbe, por considerar que sus candidaturas violan las enseñanzas de la religión islámica.

El tribunal religioso de los yihadistas de Mosul ordenó condenar a muerte a todo aquel que se presente como candidato en comicios y apoye al Gobierno central de Bagdad.

El secuestro se produce pocas horas después de que al menos cuatro miembros del grupo radical sunnita murieran y otros ocho resultaron heridos en bombardeos lanzados por la aviación de la coalición internacional cerca de la estratégica represa de la ciudad de Mosul.

Los ataques tuvieron como blanco un convoy de combatientes del EI en la zona de Aska Mosul, a unos diez kilómetros de la ciudad.

Los bombardeos, que destruyeron además cuatro vehículos de los islamistas, impidieron que estos se aproximaran a las áreas de los alrededores de la presa.

La fuente precisó además que las tropas kurdas que combaten a los yihadistas (los "peshmergas") controlan totalmente las cercanías de la instalación hidráulica, ya que reforzaron sus defensas ubicadas en las proximidades de las líneas del frente de batalla con el EI.

Gracias a este refuerzo, el jueves pasado los "peshmergas" repelieron un nuevo ataque de los yihadistas contra dos aldeas cercanas a la presa y mataron a once de ellos.

Las tropas kurdas recuperaron la presa de Mosul el pasado 16 de agosto, después de que estuviera controlada durante más de veinte días por el EI.

El pasado 10 junio, los yihadistas ocuparon la ciudad de Mosul, la segunda en importancia de Irak, control que se extendió rápidamente por amplias zonas de otras provincias del norte y este del país, forzando a cientos de miles de personas a abandonar sus hogares.

Poco después, el grupo proclamó un califato en los territorios bajo su control en Irak y en la vecina Siria, donde impuso una interpretación radical de la ley islámica ("sharía") y expulsaron a varias minorías religiosas iraquíes.

Simón DERONDA

Redacción Internacionales

Te puede interesar