"Hace 12 años que Argentina no da señales de mejora en las pruebas de calidad educativa"

NOTICIAS DE INTERES 08/12/2014
Manuel Alvarez Trongé preside una ONG que ha lanzado la campaña "Revaloricemos el rol del Docente". Este especialista dialogó con Infobae sobre las causas de esta crisis y qué puede hacerse desde la sociedad civil

EL salario de los docentes argentinos está entre los más bajos del mundo", señala Alvarez Trongé, quien preside "Proyecto Educar 2050", una asociación civil fundada en 2007 con la finalidad de volver a colocar a nuestro país en los puestos de excelencia que supo tener en materia educativa.

Ahora lanzan esta campaña de revalorización de la tarea del docente –tan vapuleada en nuestra sociedad en los últimos años-, con la convicción de que es una de las claves para mejorar los resultados de los alumnos. "La experiencia internacional –dice Álvarez Trongé- hace mucho foco en la necesidad de buena formación y en la exigencia a los aspirantes a docentes" y muchos países hacen "hincapié en la evaluación a los docentes". "Son experiencias a analizar", sostiene.


-¿Por qué está desvalorizada la función docente en nuestro país?

Por una serie de razones: los resultados de los aprendizajes, la disciplina de los alumnos, el ausentismo, las huelgas, la baja calidad educativa, que, entre otros motivos, ha llevado a unapercepción de una parte de la ciudadanía de que la profesión docente no está cumpliendo su responsabilidad. Pero esta percepción dista mucho de ser unánime. Hay vastos sectores sociales que valorizan enormemente su tarea y que colocan a los profesores y maestros en la categoría de héroes. Esto es importante aclararlo, ya que las comunidades notan, saben y aprecian a los buenos docentes, aquellos que no faltan, que preparan sus clases. que se actualizan y que siguen a sus alumnos en forma personal. Y hay muchos maestros que terminan siendo mucho más que docentes, haciendo de padres o de tutores, de terapeutas, de médicos y de tantas cosas más. Esto se nota en el interior y en algunas comunidades rurales y quizás la percepción general no toma esta realidad que es un dato no menor del valor del docente.

"LA RESPONSABILIDAD EDUCATIVA DE LOS PADRES SE HA DESDIBUJADO"

La desvalorización del maestro tiene que ver también con un factor determinante que se ha modificado en los últimos tiempos: la responsabilidad educativa de los padres se ha desdibujado. Hay que recordar que el concepto educar deriva del verbo amor, de ese sentimiento tan noble del ser humano que hace que queramos que nuestros hijos sean mejores. Por eso educar es hacer mejor a otro. Y esto nace como responsabilidad primaria en los padres, en quien cumple el rol de adulto en la familia. Y este no puede tercerizar esta obligación y desentenderse. Los padres somos tan responsables como los docentes en el aprendizaje, y así como a ellos debemos exigirles, también debemos acompañarlos. Este tema en la sociedad está disociado y la culpa de muchos problemas educativos se coloca en cabeza del docente cuando en realidad es, en muchos casos, de los padres. Las opiniones de estos mismos padres que no entienden su responsabilidad compartida en la educación de los hijos es otro motivo de la desvalorización de la tarea del docente.

"HACE MÁS DE 12 AÑOS QUE MÁS DEL 50% DE LOS ADOLESCENTES ARGENTINOS NO ENTIENDE LO QUE LEE Y MÁS DEL 66% NO PUEDE RESOLVER UN EJERCICIO SIMPLE DE MATEMÁTICAS"

Antes los maestros egresaban de un secundario. Ahora hacen estudios terciarios. Sin embargo, eso no parece traducirse en una mejora de la formación. ¿Es así? ¿Por qué?

La Argentina tiene 1134 Institutos de Formación Docente y 65 Universidades que capacitan a los docentes. Francia tiene 54 y mayor cantidad de habitantes que Argentina. La crisis del sistema es clara. Hace 12 años que Argentina no da señales de mejora en las pruebas internacionales de calidad educativa. Es evidente que el problema es de aprendizaje y de enseñanza. Si hace más de 12 años que más del 50 por ciento de los adolescentes argentinos no alcanza los conocimientos mínimos en comprensión lectora –no entiende lo que lee- y más del 66% no puede resolver un ejercicio simple de matemáticas, quiere decir en primer lugar que tenemos un problema grave de ambos conceptos: de aprendizaje y de enseñanza. Ergo, aún con las modificaciones en la capacitación de docentes el sistema no ha dado respuestas adecuadas. Parecería que nuestra debilidad en la formación inicial de docentes y en la continua es un tema serio a trabajar. La experiencia internacional -Ontario, Filipinas- hace mucho foco en la necesidad de buena formación y en la exigencia a los aspirantes a docentes que ingresan al sistema. Sistemas tan diversos en Latinoamérica como Brasil, Cuba y Chile han puesto el hincapié en la evaluación a los docentes. Son experiencias a analizar. Pero además existe hoy en doctrina internacional y en ejemplos concretos experiencias de las virtudes de sumarle otras herramientas a la formación del docente: residencias profesionales como los médicos, grupos de trabajo de docentes que comparten mejores prácticas, observaciones de clase con nuevas tecnologías, formación en liderazgo, oratoria, comunicación y resolución de conflictos, alta especialización por materias, etc.

-¿Cómo se revierte eso?

Para lograr buenos aprendizajes se requiere de buenos docentes. Esta es una conclusión unánime que surge de la doctrina internacional actual, que se lee en prácticamente todas las opiniones y consejos de organismos internacionales -Unesco, OCDE, PREAL, BID, etc- y que nos indica una verdad de Perogrullo: si los docentes son el factor crítico para lograr mejor educación, jerarquizar y revalorizar su función es una necesidad y, en el caso argentino, hasta una obligación, ya que así surge de nuestra Ley de Educación Nacional cuyo artículo 73 menciona a la jerarquización y revaloración como el factor clave del "mejoramiento de la calidad de la educación".

"NO ES POSIBLE QUE SE LE PIDA AL DOCENTE QUE TRABAJE MÁS DE 60 HS CÁTEDRA Y EN 3 CARGOS A LA VEZ"

Ahora bien, la revalorización no viene sólo con un incremento de sueldo, que es necesario pero no suficiente, sino con un trabajo sistémico de varias variables: jerarquizar la carrera, excelencia en la formación, requisitos a los interesados que ingresan al estudio de la docencia, seguimiento y formación personificada, capacitación en nuevas tecnologías, exigencia en la disciplina elegida, formación continúa y buena remuneración. Esos son algunos de los ítems que debiera tener este desafío de valorizar la profesión. Por supuesto que en este marco no es posible que se le pida al Docente que trabaje más de 60 horas cátedras o que lo haga en 3 cargos a la vez. Esto no jerarquiza su función. Por el contrario, disminuye su valor.

Si, por otro lado, todos parecen estar de acuerdo en que la "llave" para un mejor futuro de la educación -y del país- la tienen los docentes, también debiéramos estar de acuerdo que una función tan estratégica y clave para el desarrollo de la Argentina sea retribuida proporcionalmente a su importancia. Lamentablemente esto no es así: nuestro trabajo "Pistas para mejorar" muestra que el salario de los docentes argentinos esta entre los más bajos del mundo y este es un factor decisivo a la hora de pensar en la revalorización de su función.

-La indisciplina, que antes era una excepción sancionada, hoy parece el comportamiento habitual en las aulas. ¿Son los docentes en parte responsables o es un problema externo a ellos?

La indisciplina tiene también diversas causas; muchas en gran medida externas al docente. Los valores en la enseñanza familiar, el rol de los padres y del adulto, los medios de comunicación que también "educan", el consumo de alcohol y drogas por parte de los menores, la violencia a que esto da lugar y la falla en la actitud de algunos docentes, son todos elementos que han coadyuvado en el aumento de la indisciplina y de las dificultades que ella supone.

 
 

-¿Qué valoran más los niños y los adolescentes: un maestro concesivo e indulgente o uno exigente que les plantea desafíos?

Todo indica que los alumnos saben encontrar el valor de un docente que les dice que no con fundamentos. Este es el ejercicio del principio de la realidad. Cuando un docente encuentra la manera de comunicarse con el alumno y puede explicarle que existen límites que lo ayudarán a ser mejor persona en el mañana, el alumno lo agradece. Esto también es educar. El desafío de hoy está en que ese docente está corriendo contra reloj entre clase y clase y se encuentra enfrentado a un alumno mucho más rebelde, que hasta puede llegar a ser peligroso. Donde la socialización primaria, que se debe enseñar en la casa, no existe o sólo está presente en una medida muy "light" que no profundiza en el respeto y en determinados valores, se delega en el docente tareas que este no puede abarcar.

-Cierta pedagogía ha promovido desde hace algunas décadas una suerte de horizontalidad en la relación alumno-docente -"el maestro no es el dueño del conocimiento", "el niño construye su propio saber"-. ¿Es esa concepción responsable en parte de esta desvalorización?

Es cierto que existe una concepción de esta teoría que equivocadamente "iguala" roles. Pero ésta no es la realidad que se plantea en el aula con liderazgo de buenos maestros. Los docentes son docentes porque transmiten no solo conocimientos respectivos de la materia que se trate sino el criterio necesario con que los mismos deben saber aplicarse. Y esta tarea del Profesor y Maestro tiene una razón de ser: ellos están capacitados para ello, porque han estudiado y se han formado para esta tarea, la cual enriquecen con su experiencia. Esto no quiere decide que el Maestro no tenga que "extraer" los saberes del alumno y especialmente sus potencialidades. Pero esto, ¡justamente esto!, los diferencia. No son saberes equiparables sino diferentes donde la habilidad del buen docente se ve en su talento para ser muchas veces facilitador y guía en el crecimiento del alumno, cosa que el alumno no tiene y que por eso necesita del buen maestro.

"EL ESTATUTO DOCENTE DEBE SER REVISADO"

-¿El Estatuto del Docente no ha dejado en muchos aspectos de ser una malla protectora de los intereses docentes para jugarles en contra? ¿Al impedir, por ejemplo, que un colegio reclute docentes libremente, en función de un proyecto pedagógico, o al darle excesiva importancia a la antigüedad en la promoción docente?

Es efectivamente cierto. El Estatuto Docente debe ser revisado (sobre todo en los casos de los mas antiguos) y ajustado a una nueva generación de alumnos y a nuevos desafíos de enseñanza que no están contemplados, que no contribuyen a la jerarquización de la profesión ni, por ende, a la protección efectiva del buen docente.

-¿Qué se puede hacer desde la sociedad civil? ¿Qué se proponen ustedes y qué resultados han tenido hasta ahora?

Se puede hacer mucho. Educar 2050 trabaja por la mejora de la educación en Argentina, despabilando a la sociedad civil sobre la importancia de buenos aprendizajes. Venimos trabajando hace 7 años en tres ejes para incidir en políticas educativas y en la práctica: uno es la generación de contenidos técnicos con publicaciones especiales que estudian la situación de la educación y hacen propuestas y con la organización de Foros de Calidad Educativa; segundo, uniendo esfuerzos: Educar 2050 es miembro fundador de la red latinoamericana REDUCA de organizaciones de la sociedad civil que trabajan por mejorar la educación en sus países -Todos pela Educacao de Brasil, Mexicanos Primero, Chile Educa 2020 entre otras son nuestros socios- y en Argentina convocó y fundó el espacio #Semana de la Educación" (Sede) donde confluyen 63 ONGs de las más importantes y tradicionales del país, con un vínculo con la enseñanza y aprendizaje. Desde Sede se ha producido un análisis pormenorizado de la Ley de Educación que hemos puesto a disposición de los candidatos presidenciables. En tercer lugar, Educar 2050 capacita directores y docentes en el programa Directores Líderes en Acción. La herramienta de formar Directores es de las más apoyadas internacionalmente para mejorar la educación.

Creemos que es la sociedad civil quien tiene que demandar los cambios y por esto nos parece fundamental su apoyo en todas las actividades que realizamos.

 

Para colaborar: ingresar a la web www.educar2050.org.ar, escribir a contacto@educar2050.org o a través de las redes sociales: Facebook/educar2050 y Twitter @educar2050

Te puede interesar