“Ya no le preocupa coordinar el pensamiento, sino a los fiscales” CICLO DE CONFERENCIAS | BEATRIZ SARLO

La intelectual criticó a la presidenta Cristina Fernández por la creación de la Secretaría que conduce Forster.

“Sobre el periodismo quiero detenerme”, advirtió Beatriz Sarlo en un momento de la charla. Y de hecho, así lo hizo para reflexionar respecto del rol -y de los avatares- de la prensa durante los últimos siglos. La delgadísima mujer de cabello cano, ataviada con un vestido estampado con formas geométricas y flores, atrapó la atención desde el primer segundo de la disertación. Moviendo las manos y buscando miradas atentas en el público, lanzó un concepto que consideró clave: “hay pocas leyes en la historia. Democracia política y periodismo están implicados, donde no hay democracia política no hay periodismo libre. La democracia libre suscita y necesita del periodismo libre”. 

Presentada por el historiador Carlos Páez de la Torre (h), la intelectual cerró anoche el Ciclo de Conferencias 2014 de LA GACETA, que se concreta desde hace nueve años. La ensayista propuso al auditorio colmado del teatro del hotel Hilton Garden Inn un recorrido por las ciudades políticas tradicionales, desde las perspectivas de Domingo Faustino Sarmiento o José Hernández, y otro por la nueva polis virtual, intangible, donde se convive mediante Twitter o Facebook. 

Consignó que la “fundación institucional” del país estuvo en manos de políticos-periodistas. “Estaban presentes en la prensa periódica. Este es el primer rasgo que caracteriza a la cultura urbana argentina. En general, la masa crítica y técnica que necesita el periodismo es urbana. Aún en los diarios muy pequeños del siglo XIX, se necesitaba de una masa de letrados reunidos en la redacción. Sólo hoy estamos viendo que está comenzando a disolverse como centro físico. Cuando vean que los diarios se mudan del centro, hay un camino de que comienza a disolverse”, aseguró. 

Recordó que las redacciones estaban cerca de los centros urbanos de decisión política: “la escuela, creada en 1884, produjo el lector que necesitaba el periodismo. El fenómeno fue gigantesco. Muy tempranamente, los argentinos tuvimos diarios centenarios. El proceso de expansión del periodismo es producto de un fenómeno típicamente urbano, que es la expansión del capitalismo”. 

Fuera de su disertación, Sarlo respondió preguntas del público relacionadas con políticas y acciones del Gobierno nacional. Sus opiniones despertaron sorpresa y aplausos en la audiencia. En especial, cuando se refirió a una consulta sobre la flamante secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, que conduce el filósofo Ricardo Forster. Comentó que cubrió el acto de presentación de esa área del Ministerio de Cultura. “Lo conozco a Forster y creí percibir la incomodidad que le producía el nombre (de la secretaría). Él es alguien cuya persuasión filosófica viene de la escuela de Frankfurt. Adorno Benjamin son fragmentarios. Imaginen a un filósofo que toda su vida estudió esos alemanes ser secretario de algo que se llama así. Va en contra de lo que ha escrito. Fue una ‘cristinada’”, lanzó. Añadió que esto ocurre cuando la Presidenta, Cristina Fernández, se “levanta y dice que quiere, por ejemplo, una Secretaría de Cultura más. Él dijo que se enteró esa mañana por teléfono”. “Ahora, ¿por qué acepta Forster? Porque es un militante”, consideró. Opinó que, sin embargo, la mandataria ya se habría olvidado de esa iniciativa “que anda flotando sin presupuesto” y que depende de una ministra de Cultura (Teresa Parodi) que es “infradotada para el grado que está ocupando, no tiene las condiciones intelectuales”. Dijo, sin embargo, que no cree que haya que “asustarse” por sus tareas, dado que el plan que presentó es “pluralista”: “es una cristinada, ya retrocediendo. Ya la preocupación no es coordinar el pensamiento, sino a los fiscales para lo que todos sabemos”.

Después, cuestionó la “batalla” del kirchnerismo con Clarín. “Tienen esa idea infantil de que con tres tapas se destruye un gobierno. Cuando uno mira la historia no es así. No hay más gente que dice ‘lo leí en Clarín’, porque la multiplicidad de fuentes es más grande. Ya no hay un público cautivo. Fue una batalla estratégicamente equivocada”. Afirmó, por último, que la “Ley de Medios” no es buena. “No se puede hacer una ley con nombre y apellido ni se puede llamar Héctor Magnetto (por el CEO de Clarín)”, fustigó

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar