Scioli recordó el accidente que hace 25 años casi le cuesta la vida

PERSONAJES 24 04/12/2014
El gobernador de la provincia de Buenos Aires rememoró el vuelco en el Río Paraná que provocó la amputación de su brazo derecho: "Fue un golpe durísimo y un punto de inflexión en mi vida"

El 4 de diciembre de 1989 la vida de Daniel Osvaldo Scioli cambió para siempre: la competencia de los 1000 kilometros del Delta transcurría sin mayores sobresaltos, hasta que una ola provocada por un buque pesquero que transitaba por el Río Paraná provocó que el entonces motonauta perdiera el control de su lancha y volcara de una manera escalofriante a la altura de la localidad de Ramallo.

 

La gravedad del accidente se percibió de inmediato y motivó un desesperado operativo de salvataje que posibilitó mantener con vida a un hombre que, de no ser por la rápida reacción de los encargados del auxilio médico, hubiera muerto desangrado en el agua.

El episodio dejó una marca imborrable en la vida de Scioli, quien, a 25 años del vuelco, recordó todo lo que luchó para superar el shock inicial que sufrió al saber que habían tenido que amputarle el brazo derecho. Y destacó que pese a todo es "un agradecido a Dios y a la vida".

"Hoy tengo una sensación muy especial, lo hablaba con Karina (Rabolini) esta mañana: revivíamos ese día y recordábamos que ella estaba estudiando en la facultad cuando le avisaron que yo estaba desangrándome en el río", comentó el mandatario bonaerense en radio La Red.

"Fue un punto de inflexión muy fuerte, algo muy duro porque yo estaba en el mejor momento de mi carrera deportiva y tenía el sueño de ser campeón mundial con La Gran Argentina (su lancha) hasta que me pegué ese palazo", rememoró

De todos modos, lo que la mayoría de sus allegados vivió desde un primer momento como una tragedia, para Scioli fue un disparador: "Los médicos le decían a Karina y a mis familiares que estuvieran atentos porque en cualquier momento iba a caer en un bajón por lo que me había pasado, pero nunca me deprimí, aprendí a no renegar contra lo que me pasó. Sufrían mucho más los que me rodeaban, pensando que nunca iba a superar esa situación, que yo mismo, que buscara tranquilizar a todos".

El Gobernador aseguró hoy que ese hecho dramático lo ayudó a "forjar el carácter" para afrontar la vida con mayor fortaleza: "En esas situaciones límites hay que sacar lo mejor de adentro, tener una fuerza física y psicológica muy grande para hacer la rehabilitación, aprender a escribir con la otra mano... Y el deporte me ayudó. A partir de ahí soy un agradecido a Dios y a la vida, pude reencontrame con mi hija, casarme y comenzar mi carrera política".

Ese accidente -dijo el dirigente del FpV- le enseñó a "no actuar con rencores, a tener una mirada comprensiva, cristiana, de fe", justamente todo lo que "a algunos les llama la atención cuando me ven en otras situaciones".

"Son pruebas a las que te somete la vida y tenés dos caminos: o te entregás, o luchás para salir adelante. Yo creo en la fuerza del trabajo y en la voluntad, por eso después pude lograr cosas y alcanzar el equilibrio", resumió el gobernador de la Provincia.

Esa traumática experiencia personal lo lleva hoy a tratar de asistir a los que sufren alguna situación parecida: "Nunca se me ocurrió utilizarlo políticamente, sólo lo uso para transmitirle un estado de ánimo a una persona que atraviesa algo parecido a lo mío".

"Las soluciones están dentro de uno, la ciencia no ha logrado reemplazar un brazo natural, son todas soluciones de índice cosmético. Entonces hay que compensar con otras cosas, buscar fundamentalmente adentro tuyo salir adelante", finalizó

Te puede interesar