En su primera decisión, la titular del Consejo de la Magistratura votó a favor del kirchnerismo

NACIONALES 04/12/2014
A poco de asumir, Gabriela Vázquez negó su cercanía con el kirchnerismo. Pero hoy su postura fue clave para la sanción que recibió el juez Bonadio. Cómo llegó a presidir el órgano y cuál es su relación con Gils Carbó

Apenas habían pasado unas horas de que fue elegida presidente del Consejo de la Magistratura cuando Gabriela Vázquez brindó una serie de entrevistas para asegurar que no pertenecía al kirchnerismo. "No tengo ninguna filiación partidaria", afirmó. También negó vínculos con la agrupación Justicia Legítima. La aclaración se imponía, hacía falta. Es que en el mundo judicial son pocos los que no la ubican en las filas del oficialismo.

En la primera sesión que le tocó encabezar, Vázquez votó hoy a favor de sancionar a Claudio Bonadio con una quita del 30% de su sueldo. El motivo fueron las demoras en las que incurrió el juez en dos expedientes relacionados con la privatización de Tandanor y créditos a la ex curtiembre Yoma. No obstante, y atento al tiempo que pasó de esos casos, la razón parece ser otra si se atiende a la embestida oficial de la que es objeto el magistrado desde que allanó, semanas atrás, la empresa Hotesur, perteneciente a la presidente Cristina Kirchner.

Si el pronunciamiento de Vázquez en la sesión de hoy siembra dudas sobre la veracidad de sus declaraciones en torno a sus inclinaciones políticas, el modo en que fue elegida al frente del Consejo acaso haya sido más elocuente sobre las fuerzas que la respaldan. Es que aunque ingresó al cuerpo en segundo lugar en la elección de magistrados (detrás de la lista de Luis María Cabral) logró reunir siete votos para llegar a la Presidencia. Uno fue el suyo; el resto, del oficialismo.

Prueba de la identificación kirchnerista que los críticos al Gobierno ven en ella fue el rechazo de la oposición a su postulación (ninguno la acompañó en la votación). Y también la negativa de Leonidas Moldes a la propuesta que le hizo la jueza para ocupar la vicepresidencia. Días después Moldes la acusaba de impulsar prácticas "totalitaristas, ajenas a las prácticas democráticas" en el órgano.

Con una extensa carrera en la Justicia, Vázquez integra desde hace siete años la Sala I de la Cámara Nacional del Trabajo y fue una de las fundadoras en 1996 de la Lista Celeste. En una reciente entrevista con Tiempo Judicial le preguntaron por las críticas que ligan a ese espacio con el Frente para la Victoria y Justicia Legítima. "Yo no soy ni Justicia Legítima ni de Justicia Ilegítima.Respeto mucho a la gente que participa en esta agrupación", sostuvo.

 

Vázquez agregó que fue fundadora de "la Asociación de Mujeres Juezas", integrada por la doctora María Laura Garrigós de Rébori, la actual presidente de Justicia Legítima. También explicó cómo conoció a la procuradora general, Alejandra Gils Carbó.

"Fui 16 años fiscal laboral y así conocí a todos los fiscales y entre ellos conozco a la actual procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó. Hay una cosa que es fundamental: yo trabajo en la Asociación de Magistrados y fui 16 años presidenta de la Comisión de Cultura, dos años consejera, y candidata por la Lista Celeste", indicó.

La designación de Vázquez en el Consejo generó malestar en amplios sectores de la Justicia, ya resistentes al Gobierno desde que impulsó la denominada reforma judicial. Una señal de esa reacción fue el resultado de la elección de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN), en la que la Lista Bordó que postuló a Ricardo Recondo se impuso de manera holgada sobre la Lista Celeste

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar