“Todo lo que necesitás saber sobre cine”

NOTICIAS DE INTERES 07/12/2014
El crítico Leonardo D'Espósito cuenta en su libro la historia, técnica y estética del séptimo arte.

El crítico Leonardo D'Espósito cuenta en su libro la historia, técnica y estética del séptimo arte.

“Todo lo que necesitás saber sobre cine” es un exhaustivo libro donde el crítico, periodista y docente Leonardo D'Espósitodespliega sus conocimientos sobre historia, técnica y estética cinematográfica, en una especie de manual “escrito para todo el mundo, desde el estudiante de las carreras audiovisuales hasta aquella persona que desea satisfacer su curiosidad o leer por gusto”.

Esta nueva publicación sobre el cine forma parte de una colección de Paidós sobre diversos temas que lleva el título “Todo Saber” y busca ser -según su autor- “lo suficientemente crítica e informativa como para que sirva de manual y lo suficientemente entretenida como para que sea una buena lectura per se”.

El libro, que demuestra la pasión por el cine de este crítico de revistas como "El Amante Cine" y "Noticias", se abre con un sabroso artículo sobre el inventor francés Émile Reynaud, “El padre (desconocido) del cine”, quien en 1877 elevó la juguetería precinematográfica a su máxima expresión y la convirtió, con pequeñas narraciones animadas, en la primera manifestación del cine como tal, incluso antes que los hermanos Lumiére.

Desde allí, se desarrollan numerosos temáticas, géneros y directores fundamentales en la historia del cine, como los inicios del lenguaje cinematográfico, el star system hollywoodense, algunas escuelas como el expresionismo, el realismo poético o el neorrealismo, Walt Disney, distintas teorías cinematográficas, el cine de animación, el porno, el experimental y la crisis del realismo, entre muchísimos otros.

En una entrevista, D'Espósito sostuvo que “el libro no desdeña ni la historia, ni la economía, ni ninguna de las cosas que rodean a las películas” y sostuvo que cualquier filme “altera nuestro mundo para bien, porque nos permite mirar otra cosa, ejercitar la mente, entender algo que no entendíamos, tomar distancia. Es una manera de comprender la realidad mucho mejor, porque agudiza nuestras percepciones”.

-¿Qué objetivos te planteaste al abordar este libro y para qué tipo de público lo pensaste?

-El primer objetivo era escribir algo que valiera la pena ser leído. Mucho más que “enseñar” algo sobre el cine, aunque esa intención estuvo siempre ahí porque creo que la educación en el cine es imprescindible. El segundo objetivo era comunicar esas cosas que se han vuelto indispensables para entrarle al cine, mirar y leer más sobre el cine.

-¿Qué criterios te hicieron incluir ciertos temas y excluir otros?

-Lo primero fue un diálogo conmigo mismo: la pregunta de qué fue aquello que debí conocer para escribir decorosamente sobre el cine. Y eso me hizo articular una especie de relato que es el criterio base: cómo llegamos al cine (y eso es la historia), qué tenemos que entender de su propio léxico (y eso es la técnica), a dónde va (y eso es la parte más especulativa del libro, si se quiere). Pero había un criterio básico: que cualquier tema del que se tratase tenía que tener una relación con la estética del cine, con la constitución del cine como arte.

-¿Cuál es el concepto del cine que ofrece el libro?

-El cine es un arte, y ese es su concepto. Y el arte se debe justificar por lo que nos despierta, no por el uso que le damos. No quiere decir que no se pueda “usar” el cine para otras cosas que difieran de su propia existencia, sino que no es ese el criterio para justificarlo. Pensar en el arte nuevamente, pensar en categorías estéticas y formales es una forma también de salir de lo cotidiano para tomar distancia y verlo mejor.

-¿Hasta qué punto le puede resultar útil al lector encarar la lectura de un libro como este?

-Leer sobre algo que se ve es también ejercitar la posibilidad de ver de otra manera. Y ese ejercicio permite ver de una manera más profunda algo que vemos como cotidiano, como un telón de fondo. El cine es tan parte de la imaginación cotidiana que no nos damos cuenta de lo que implica. De ahí que me resultara interesante, por ejemplo, hablar sobre Disney: para muchos es antes una marca que el apellido de un artista enorme que además definió una manera de mostrar lo imaginario en el siglo XX.

-¿Qué cosas se puede aprender leyendo estos artículos?

-Cuando un ve una película, en realidad, sabe todo lo que debe saber: que es una ficción, una representación, y que uno va a jugar el juego de creerle. Pero si conocés más de cómo son, cómo nacieron, cómo se hacen y qué poéticas se ponen en juego en las películas, es seguro que vas a ver los detalles de cada plano de otra manera. En todo caso, el libro también provee una lupa que magnifica esos detalles y permite explicarlos.

-¿Cuáles son tus proyectos editoriales a futuro? ¿Una segunda parte de este libro?

-Dos en danza, ambos ya -como dicen los cineastas- “preproducidos”. El segundo en aparecer pero más fácil de contar es de esta misma colección y su tema es Alfred Hitchcock, un cineasta que te permite entenderlo todo (y además pasarla bien mirando películas). El otro es el primero en salir y aún no tiene título: ahí tomo las 50 películas más taquilleras de la historia y recorro con ellas cuestiones técnicas y estéticas, el contexto social y político en el que surgieron, y la respuesta -tentativa- a por qué las vio y las sigue viendo tanta gente.  

Te puede interesar