Atentado en Nigeria: 120 fieles musulmanes muertos

Se teme que el grupo Boko Haram asumirá su autoría

El terrorismo vuelve a golpear a Nigeria. Esta vez, contra un centro religioso musulmán. Un doble atentado con bomba contra una de las mezquitas más importantes del país, próxima al Palacio del Emir, mató este viernes al menos 120 personas e hirió a otras 270, informaron los equipos de rescate.

Un responsable de estos equipos, que pidió el anonimato, informó del traslado de 64 cadáveres a un área hospitalaria de Kano, tras el ataque perpetrado contra la Gran Mezquita de la ciudad durante la tradicional oración. "El balance podría aumentar", dijo a la AFP este fuente.

El artefacto explosivo detonó cuando numerosos musulmanes se preparaban para la oración, y provocó una estampida de fieles que huyeron para buscar refugio, según relataron testigos a los periodistas.

La deflagración se produjo en torno a las 14.00 hora local (13.00 GMT), antes de que el imán de la mezquita, Sani Zahradeen, iniciara su sermón.

Tras la explosión se registraron tiroteos esporádicos.

El emir de Kano, Sanusi Lamido Sanusi, es una de las personalidades más influyentes de Nigeria, que cuenta con 80 millones de musulmanes.

"La escena fue simplemente terrible. Había humo por todas partes y la gente corría para salvarse sobre cuerpos mutilados. Había sangre por todas partes", relató a los periodistas Sambo Sani, que vive cerca de la mezquita, situada muy cerca del palacio del emir de Kano.

Aunque el ataque todavía no ha sido reivindicado por ningún grupo terrorista, se teme que el grupo Boko Haram asumirá su atoría, ya que ha perpetrado ataques en Kano anteriormente.

Boko Haram ha cometido atentados casi a diario desde el inicio de esta semana. El último de ellos este mismo jueves, cuando al menos 35 personas murieron en la explosión de una bomba en una concurrida carretera del estado de Adamawa, en el noreste del país.

Además, la ciudad de Kano fue golpeada recientemente por un atentado suicida con bomba contra una gasolinera, donde al menos seis personas perdieron la vida.

Boko Haram, cuyo nombre significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", mantiene una sanguinaria campaña que ha causado más de 3.000 muertes en lo que va de año, según datos del Gobierno nigeriano.

Simón DERONDA

Redacción Internacionales

Te puede interesar