El Papa pidió diálogo entre credos y culturas, contra el terrorismo

INTERNACIONALES 29/11/2014
Al llegara Ankara, rechazó la vía militar para resolver los conflictos en Siria e Irak. En razón de la ínfima presencia católica, su visita pasa inadvertida.

Ankara, Turquía. En la visita que inició ayer a Turquía, un país en el que más del 97% de sus 76 millones de habitantes es musulmán y los católicos apenas representan un 0,07% –según datos del Vaticano–, el papa Francisco rechazó la respuesta militar como única vía para los conflictos en Siria e Irak, y aunque consideró “lícito detener al agresor injusto” llamó al diálogo entre fes y culturas “para acabar con el terrorismo”.

A diferencia de las visitas a países con mayoría católica, donde su agenda suele estar repleta de actos, discursos y encuentros con las autoridades civiles y religiosas, en medio de multitudes, la presencia del Papa pasó desapercibida en Ankara, capital del país euroasiático, en la primera etapa del viaje que hoy lo llevará a Estambul.

Aunque al final todo parece indicar que no será posible, Francisco lanzó un anuncio al grupo autodenominado Estado Islámico (EI) a través de su mensaje siempre enfocado a la paz y al diálogo. “Hoy, tristemente, somos testigos de graves conflictos. En Siria y en Irak, especialmente, la violencia terrorista no da signos de declinar. El diálogo interreligioso e intercultural puede hacer una contribución importante para terminar con todas las formas de fundamentalismo y terrorismo”, dijo Francisco en un acto con la presencia del presidente Recep Tayyip Erdogan.

Sobre la amenaza del Estado Islámico en los países vecinos de Turquía, el pontífice declaró: “Es lícito, siempre que se respete la ley internacional, detener una agresión injusta, lo que se necesita es un compromiso concertado por parte de todos para activar recursos destinados no a la guerra, sino a las otras nobles batallas de la humanidad: la lucha contra el hambre y la enfermedad”, expresó.

“No podemos confiar la resolución del problema a la mera respuesta militar”, enfatizó Francisco poco después de recordar que en Siria e Irak -donde el EI declaró un califato-, “la violencia terrorista no da indicios de aplacarse” y que en ambos casos “se constata la violación de las leyes humanitarias más básicas”. Ante la Diyanet, la máxima autoridad religiosa del Estado turco, Francisco condenó “la violencia que busca una justificación religiosa”, y denunció que la situación en Medio Oriente Medio “es verdaderamente trágica”.

Erdogan, al hablar antes que el Papa, centró sus palabras en denunciar el aumento de la islamofobia en Occidente. “Vemos con pena que los prejuicios entre unos y otros están creciendo en el mundo musulmán y cristiano. En Occidente se expanden el racismo, la islamofobia y la discriminación”, denunció.

“La gente desesperada cae en los brazos de las organizaciones terroristas. El Estado Islámico, Al Qaeda y Boko Haram son el resultado de políticas equivocadas y la gente desesperada queda expuesta a sus manipulaciones”, agregó. Erdogan no mencionó por su nombre al presidente sirio, Bashar Al Assad, de quien dijo que es responsable de un “estado de terror” y de la “matanza de 300.000 personas”, así como la aparición de “siete millones de refugiados”.

El sutil contrapunto entre Francisco y Erdogan había estado precedido por dichos del presidente turco en las que dejó entrever que no le gusta recibir lecciones de extranjeros.

Relaciones y amenazas

La visita de tres días de Francisco a Turquía se centra en el diálogo entre las iglesias Católica y Ortodoxa, el acercamiento a los musulmanes y la condena de la persecución de los cristianos en Medio Oriente. En tanto, hay tensión por las amenazas de muerte lanzadas desde el Estado Islámico

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar