Amadeo Carrizo, legendario arquero de River

PERSONAJES 24 26/11/2014
Jugó 23 años en la primera del club. Debutó en 1945. En diálogo con Cadena 3, dijo: “En la vida, he sido más favorecido por las buenas”. Confesó que le dolió “mucho” el descenso.

Carrizo repasó su historia como futbolista y dijo:: “En la vida, he sido más favorecido por las buenas”. 

El gran guardameta del “Millonario” jugó 23 años en la primera división del equipo de la banda roja y se metió para siempre en el corazón de los hinchas. Su debut se produjo en 1945 ante Independiente, en Avellaneda. 

Al rememorar su llegada a River, con apenas 15 años, comentó que fue una experiencia increíble entrar al club luego de someterse a una prueba. 

“Yo me había venido llorando en el viaje en tren desde Rufino (Santa Fe). Cuando Carlos Peuchele me dijo que le avisara a mi papá que quedaba, fue extraordinario darles a mis viejos esa satisfacción”, señaló. 

Por otra parte, el mítico arquero “millonario” confesó que le dolió “mucho” que el equipo de Núñez se fuera al descenso. “Los responsables son los jugadores, que son quienes ganan o pierden los partidos”, opinó. 

“En este momento, River tiene un plantel bastante aceptable, con muy buenos jugadores. Yo hace más de 10 fechas que digo que saldrá campeón”, vaticinó. 

Por último, hizo un balance del fútbol argentino actual: “Ahora son todos los encuentros parejos: los clubes chicos ya no existen. Los grandes equipos de antes ya no están siempre primeros o segundos”. 

"Yo estoy convencido de algo, el arquero decide solo, no necesita de terceros, en realidad yo iba a las charlas técnicas por respeto." 

Su nombre la ganó al apellido. Fue un precursor , el inventor de un estilo el de arquero jugador. No le gustaba que el más gordito o el más tontito fuera el que iba al arco. Quería darle categoría al puesto.

"Busqué cambiar la imagen que tenían los arqueros y creoque con los años lo logré."

" Lloré tres veces en mi vida y las tres fueron por River: cuando me vine de Rufino solo en tren, cuando batí el record del arco invicto y cuando el escribano Kent me llamó para decirme que mi ciclo había terminado." 
En Rufino, nació el 12 de junio de 1926, era de Independinete pero se cambió rapidamente una vez que recibió el calor de la masa millonaria.
Un dia jugó para Buenos Aires Pacífico, jugó en el preliminar y le hicieron varios goles, volvió a los vestuairos, que era un simple vagón de tren, con cara larga pero le pidieron que no se cambie, que tenía que atajar para la primera. El no entendia nada, jugó y ganaron. El potencial centrodelantero había quedado definitivamente archivado.
Una carta del ex atleta Héctor Berra, dirigida a Peucelle, le brindó la posibilidad de probarse en River. Con 19 años en 1945 Amadeo debutó contra el Rojo en Avellaneda, ganó River 2 a 1. En el 47 le tocó el servicio militar.

En la cuarta fecha de 1948 Amadeo reapareció en primera (1 a 1 con Lanús)
Una calurosa tarde de 1965 Norberto Menendez fue uno de los que más cargó a Carrizo, pero se llevó la peor parte, Carrizo reacionó en el túnel y le pegó una trompada al Beto, quien había sido compañero suyo en la década del 50.

La última anécdota de Carrizo vs boca sucedió justamenente en el último clásico que jugó Amadeo: Fue en el Metro del 68, el domingo de la tragedia de la puerta 12. Carrizo llevaba 5 partidos sin que le hagan goles y siempre lucía una gorrita gris a manera de cábala. Rojitas cuando entro se la robó y salió corriendo. Igualmente el partido terminó 0 a 0.

En el tema Selección a Amadeo no se le perdonan los 6 goles que le hizo Checoslovaquia, pero la gran revancha fue en la Copa de las Naciones del 64 en Brasil, Argentina venció sucesivamente a Inglaterra, Brasil y a Portugal, logró la copa y Amadeo fue la figura en los 3 encuentros.

El 14 de julio de 1966 instituyó una nueva marca en el arco: 769 minutos sin goles en contra.

Se consagró campeón en 1952/53/55/56/57
Para Amadeo uno de los secretos del arco pasaba por conocer perfectamente al rival.
"La clave era amagar, yo trataba de hacer entrar al ejecutor en la variante que quería. Le regalaba un rincón, lo invitaba a patear allí y cuando remataba a ese lugar yo salía al mismo tiempo que la pelota de sus pies." 
Atajo 18 penales.

Su brillante ciclo en River se cerró en 1969 a los 42 años.
Detrás quedaron 21 años de titularidad indiscutida y 520 partidos jugados.

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar