Obama fuerza la dimisión de su secretario de Defensa por discrepancias en la estrategia contra el IS

INTERNACIONALES 25/11/2014
Hagel, que es republicano, esperaba seguir en el cargo hasta enero de 2017

El secretario de Defensa de EEUU, Chuck Hagel, presentará hoy su dimisión a instancias de Barack Obama. Hagel -que esrepublicano- había sido nombrado por Obama máximo responsable del Departamento de Defensa tras su reelección en 2012 y, según personas de su entorno, citadas por 'The New York Times', esperaba seguir en el cargo hasta el final del mandato del presidente, en enero de 2017.

En sus dos años al frente del Pentágono, que es el Departamento de EEUU con mas presupuesto con diferencia, Hagel no ha logrado imponer su visión -si es que la tiene- de las Fuerzas Armadas de EEUU. La burocracia interna de la Defensa de EEUU ha ignorado a menudo a este veterano de guerra, cuyas principales misiones han sido recortar el presupuesto militar estadounidense, que todavía sigue en niveles estratosféricos como consecuencia de los atentados del 11-S, hace 13 años, y planificar la retirada de Afganistán.

Pese a haber sido senador, Hagel no ha conseguido establecer un buen canal de comunicación con el Congreso. Y, lo que tal vez haya sido decisivo, tampoco con el entorno de Obama, a quien muchos acusan de vivir encastillado en la Casa Blanca y escuchar solo a algunos asesores, encabezados por Valeria Jarrett. Según esos críticos, para tener el respaldo de Obama, lo mejor es llevarse bien con su esposa, Michelle. Y ése no parece haber sido el caso del secretario de Defensa.

Otras causas de la salida de Hagel incluyen las divergencias entre la Casa Blanca y el Pentágono acerca de cómo llevar la guerra contra el Estado Islámico (IS, según sus siglas en inglés) en Irak y en Siria. Como consecuencia de ello, ha sido el jefe del Estado Mayor de EEUU, el general Martín Dempsey, quien ha asumido frente al Congreso el papel extraoficial de 'cara visible' del Pentágono. Otro desencuentro entre Obama y Hagel ha sido la marcha de las negociaciones sobre el programa de nuclear de Irán, que deberían concluir hoy y probablemente serán extendidas.

El cese de Hagel también podría ser una consecuencia de la derrota demócrata en las elecciones legislativas, aunque los votantes no dieron la espalda al partido del presidente por motivos de política exterior o de defensa, sino por la situación económica. En 2006, tras una hecatombe similar en unos comicios legislativos George W. Bush cesó al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld. Pero en aquella ocasión, el castigo de los votantes se había debido a Irak.

Redacción

Daniel MAKENA. Jefe de Redacción

Te puede interesar